La Fiscalía acusa a los líderes del 'procés' de un delito de rebelión y pide 25 años de prisión para el exvicepresidente Oriol Junqueras, 16 años para los exconsellers presos y 17 para Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y la expresidenta del Parlament de Cataluña Carme Forcadell.

En su escrito de calificaciones provisionales, presentado ante el Tribunal Supremo, el Ministerio Público solicita la pena más alta para Junqueras por considerarle el líder de la rebelión, y añade a la petición de prisión 25 años de inhabilitación absoluta para cargo público.

Un escalón por debajo están el exlíder de ANC y el presidente de Ómnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente, para quienes la Fiscalía pide 17 años sólo por rebelión, y otros 17 de inhabilitación absoluta, la misma pena que solicita para la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, por considerarles también jefes o promotores.

Mientras, para Carles Mundó, solicita 7 años de prisión por un delito de malversación y un delito continuado de desobediencia grave. En la misma situación están Meritxell Borrás y Santi Vila.

La Fiscalía también acusa de un delito de rebelión al mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero por su participación en el 'procés' y le pide una pena de 11 años de cárcel. Además pide 11 años de cárcel por rebelión para el exdirector de los Mossos Pere Soler y para el exsecretario general de Interior César Puig.