La estrategia de vacunación actual destina las vacunas de Pfizer y Moderna para el grupo de riesgo que conforman las personas mayores de 80 años. El cómo se van a inocular dependerá de cada comunidad, aunque todo apunta a que se les citará en sus centros de salud o los propios sanitarios acudirán a sus domicilios si hay problemas de movilidad.

En los próximos días desembarca en España la vacuna de AstraZeneca, la vacuna que Sanidad ya ha descartado para los mayores de 80 años. No es un tema de seguridad, indican los expertos, sino de que faltan datos para saber si protege o no a los más mayores.

El Ministerio está analizando ahora a quién irá dirigida y si se suministrará o no a la población entre 65 y 80 años o directamente se destinará otros grupos. Estos podrían ser sanitarios que aún falten u otros grupos prioritarios, como colectivos vulnerables o personal esencial.

¿Se conseguirá el objetivo?

El objetivo más inmediato de Sanidad es conseguir inmunizar a finales de marzo al 80% de mayores de 80 años. En España hay aproximadamente 2,8 millones de personas en este rango de edad.

Para protegerlos se necesitarían 5,6 millones de dosis, teniendo en cuenta que las vacunas que se van a utilizar hay que poner dos pinchazos.

Por el momento, el Ministerio ha anunciado que en febrero llegarán más de dos millones de dosis de Pfizer y Moderna. Mientras que en marzo, solo sabemos la cifra de Pfizer, llegarían 2,7 millones de esta vacuna. Sumando todo nos quedamos muy cerca de las dosis necesarias, pero faltarían unas 700.000 dosis para completar la inmunidad.

Eso se podría completar con la entrega que hiciera moderna en el mes de marzo, si no se produce ningún problema de logística.