El Gobierno y el Comité Nacional de Transporte por Carretera -órgano en el que no están incluidos los transportistas que convocaron un paro que se prolonga desde hace 12 días- han alcanzado un acuerdo esta madrugada que incluye un paquete de 30 medidas para paliar los efectos de la guerra de Ucrania en el sector.

El documento suscrito por las asociaciones de transportistas que forman parte del Comité especifica que las ayudas del Ejecutivo al sector ascenderán a más de 1.050 millones de euros.

La ministra de Transporte Movilidad y Agenda Urbana anunció algunas de estas medidas, que entrarán en vigor el próximo martes 29 de marzo, cuando se prevé que sean aprobadas por el Consejo de Ministros.

Con ellas, el Gobierno calcula que se ahorrará unos 700 euros por camión que funcione con gasóleo cada mes. Estas son las más relevantes:

  • Rebaja de 20 céntimos por litro en el combustible hasta el 30 de junio. En concreto, se concederá una bonificación de 15 céntimos por litro de combustible a los profesionales de este colectivo, a lo que se sumarán otros 5 céntimos -como mínimo- aportados por las petroleras.
  • Se concederán otros 450 millones de euros en ayudas directas al sector tanto de transporte de mercancías como de viajeros procedentes de los presupuestos públicos: la cuantía será de 1.250 euros por camión, 950 por autobús, 500 por furgoneta y 300 por vehículo ligero (taxis, VTC y ambulancias), con un límite de 400.000 euros como máximo por empresa.
  • Ampliación del plazo de los vencimientos de los préstamos ICO al sector y duplicar el presupuesto para las ayudas al abandono a la profesión de transportista (de 10 a 20 millones de euros).
  • Antes del 31 de julio, el Gobierno se compromete a enviar al CNTC un borrador de proyecto de ley para aplicar al sector del transporte "los principios de la ley de la cadena alimentaria" para evitar un abuso de la subcontratación e impedir que se abone por sus servicios un precio inferior al de sus costes.

"El Gobierno ha cumplido con su parte y el sector del transporte debe ser responsable (...) no es admisible que se someta a la sociedad a más incertidumbre, las reivindicaciones del Comité y de la plataforma han sido ampliamente atendidas y no existen motivos ni excusas para no retomar totalmente la actividad", ha defendido la ministra de Transportes, Raquel Sánchez.

En rueda de prensa tras dar por finalizada la reunión, Sánchez ha pedido a los transportistas participantes en el paro de estos días que se lean el acuerdo y ha apelado a su "responsabilidad" para recuperar la normalidad después de los problemas de suministro registrados como consecuencia de su movilización.

Sobre el anunciado rechazo de la Plataforma a las medidas consensuadas hoy por no haber sido partícipe de la negociación, la ministra ha insistido en que "lo importante no es quién se sienta en la mesa", y ha defendido que las asociaciones que forman parte del Comité son los interlocutores válidos debido a que fueron elegidas recientemente por todo el sector.

Preguntada por qué el Gobierno tardó en actuar más de una semana desde que arrancó el paro -el pasado 14 de marzo-, Sánchez ha subrayado que su incidencia fue "muy minoritaria" en un principio y que con el paso de los días ya se sumaron "muchos transportistas de buena fe" debido a que la subida del precio de los carburantes dificultaba su operativa.

No obstante, ha lamentado los actos violentos registrados desde que comenzaron las protestas, y ha recordado que se movilizaron en estos días 24.000 agentes para impedir este tipo de situaciones y garantizar la seguridad de 5.000 convoyes organizados para garantizar el suministro. El presidente del CNTC, Carmelo González Sayas, ha precisado a los periodistas que el acuerdo se ha tomado "por unanimidad".