Esperanza Aguirre niega que Luis Bárcenas le entregase un sobre con 60.000 euros, tal y como este ha afirmado ante el juez, y anuncia una querella criminal contra el extesorero del Partido Popular.

La que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid ha emitido un comunicado este miércoles en el que tacha las declaraciones de Bárcenas de "rotundamente falsas" y asevera que se han realizado "sin ninguna prueba que las respalde".

"Nunca, jamás, en ningún momento, recibí entrega de dinero alguna por parte del Sr. Bárcenas ni del Sr. [Álvaro] Lapuerta", afirma, insistiendo que la acusación de Bárcenas contra ella es "una rotunda mentira".

En este sentido, Aguirre atribuye esta declaración judicial de Bárcenas a una estrategia para "mejorar la situación penitenciaria de su esposa", Rosalía Iglesias, y alude al escrito que dirigió el extesorero a la Fiscalía hace unas semanas, en el que la señalaba a ella misma y al expresidente Mariano Rajoy, entre otros altos cargos del partido.

La exdirigente popular asevera que la intención de Bárcenas es que su esposa obtenga ventajas "en los mismos términos que ha sido beneficiada doña Isabel Jordán, condenada a mas de veinte años y hoy en libertad gracias a la actuación del mismo abogado que, desde hace sólo unas semanas, defiende al señor Bárcenas y a su esposa".

"Por estas manifestaciones anuncio la interposición de una querella criminal contra el señor Bárcenas por falso testimonio", concluye Aguirre.

 

Un anuncio de acciones judiciales que llega después de que, este mismo miércoles, se conociera la declaración de Bárcenas ante el juez que investiga la trama Púnica, a quien contó cómo, junto al fallecido extesorero Álvaro Lapuerta, habría entregado a Aguirre un sobre con 60.000 euros de un constructor en su despacho de la calle Génova.

En concreto, Bárcenas ha declarado ante el magistrado que investiga la presunta financiación irregular del PP madrileño que la empresa Ploder entregó en 2007 dicha cantidad en efectivo a Lapuerta y el propio Bárcenas, quienes a su vez habrían entregado el dinero a Aguirre, en presencia del entonces 'número tres' del PP, Francisco Granados.