"En todos los hospitales de la Comunidad de Madrid consideré importante que hubiera una unidad de cuidados paliativos, es lo que tiene que haber y encarnizarse. No se usan medios extraordinarios para mantener la vida y eso está permitido por la iglesia y por todos", ha afirmado en Radio Nacional.

Durante la presidencia de Esperanza Aguirre, se denunció al doctor Luis Montes por, presuntamente, matar a 400 pacientes terminales. Montes era el coordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés.

El asunto quedó en nada después de que la Audiencia Provincial de Madrid archivara el caso. El juez ordenó restituir el nombre del doctor y retirar cualquier alusión a mala práctica médica.