El personal de la Embajada española en Kabul y trabajadores del Ministerio de Defensa en Afganistán han sido trasladado ya al aeropuerto de la capital para ser evacuados. Este martes se ha reestablecido el tráfico aéreo y se ha recuperado cierta normalidad en el aeropuerto tras el caos del lunes.

En Dubái ya está una avión de las Fuerzas Aéras. En la noche de este lunes despegó un A400M de la base aérea de Zaragoza y está a la espera de poder entrar en Aganistán. Además, la segunda aeronave A400M ha despegado también desde la base aragonesa con rumbo a Dubái. Estos aviones cubrirán la primera fase de repatriación del personal de la embajada, de los españoles que quedan en ese país, así como de todos aquellos afganos y sus familias que durante años han colaborado con nuestro país.

En él ha embarcado un equipo del batallón de Cooperación Cívico Militar (CIMIC) del Ejército de Tierra y del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) del Ejército del Aire, que se hará cargo de la operación de evacuación. Cada una de estas aeronaves tiene una capacidad para 116 soldados y se calcula repatriar a entre 500 y 600 personas, por lo que serán necesarios varios vuelos.

"La repatriación de los españoles y el personal de la Embajada en Afganistán está en curso. El Gobierno de España está coordinando todos los trámites para garantizar su seguridad. Ya está Dubái el primer avión A400M del Ministerio de Defensa y acaba de partir de Zaragoza la segunda aeronave", ha anunciado a través de Twitter Pedro Sánchez.

 

Desde Exteriores han admitido que es complicada la operación por la situación del aeropuerto. Entre el personal que hay que repatriar están los agentes de las unidades de intervención policial (UIP) y del Grupo de Operaciones Especiales (GEO) encargados de la seguridad de la legación española en la capital afgana.

En esta operación también se va a sacar del país a los españoles que estén allí viviendo, y los traductores y demás ciudadanos afganos que han colaborado estos años con las tropas de España. Aunque algunos, como Fawad, contaba este lunes en 'Al Rojo Vivo' que aún no habían contactado con ellos.

Él y su familia habían conseguido llegar desde Herat a Kabul y estaban a 500 metros del aeropuerto. Se habían jugado la vida y estaba aterrorizado porque, según contaba, si los talibanes le reconocían, le iban a degollar. Este martes, en 'Al Rojo Vivo, Fawad ha contado que algunos compañeros ya han recibido un email donde les contactan para ser evacuados. Les piden- según él- que esperen una llamada que Fawad sigue sin recibir: "Pido al Ministerio de Defensa, al Gobierno de España, que me rescate con mi familia".