España vuelve al umbral de riesgo alto por coronavirus por primera vez desde principios de marzo, concretamente desde el pasado día 3, tras notificar el Ministerio de Sanidad este miércoles una incidencia acumulada de 152,25 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Un indicador que venía repuntando desde hace días, si bien la víspera experimentó una leve bajada, coincidiendo con un ajuste en la base de población empleada por el Ministerio para calcular este parámetro.

Además, el departamento que dirige Carolina Darias recoge en su último informe 8.534 nuevos casos de COVID-19 y 154 muertes más a causa de la pandemia. Así, el total acumulado de contagios en España se sitúa en 3.284.353, mientras que las víctimas mortales ascienden a 75.459.

Además, cuatro territorios continúan en el nivel de riesgo extremo de incidencia: suben Ceuta (294,53), Madrid (264,77) y Navarra (292,20), mientras que Melilla, que se mantiene con la incidencia más alta de todo el país, baja con respecto a la jornada previa (475,45). Además, Asturias (161,66), Cataluña (199,65) y Euskadi (242,2) se encuentran en riesgo alto.

Continúa así la tendencia "ascendente" que Fernando Simón confirmaba este mismo lunes, tras aumentar la incidencia en más de 10 puntos durante el pasado fin de semana. No obstante, el director del CCAES señaló que esta evolución aún podría revertirse y que el país se encuentra "en una situación de inflexión".

El Ministerio que dirige Carolina Darias ha dado a conocer estos datos en víspera de los festivos de Semana Santa, un periodo vacacional cuyos potenciales efectos sobre la situación epidemiológica preocupan a Sanidad.

Al respecto, Fernando Simón expresaba el lunes su deseo de que "no tuviera el impacto que hemos observado en festividades previas", pero puntualizaba que "no sabremos cuál es el impacto de esta Semana Santa hasta por lo menos una semana después".

La presión asistencial se mantiene estable

En cuanto a la presión asistencial, Sanidad notifica este miércoles un total de 8.083 pacientes ingresados por COVID-19 en los hospitales españoles, casi una veintena más que el martes, cuando eran 8.065.

La ocupación de las UCI, por su parte, desciende muy ligeramente, menos de una décima, situándose en el 18,44% frente al 18,52% del día anterior. No obstante, cuatro autonomías están en nivel de riesgo extremo por ocupación de camas UCI: La Rioja (33,96%), Madrid (34,07%), Ceuta (35,29%) y Cataluña (33,74%).