Sanidad ha informado de 52.188 nuevos contagios de coronavirus este fin de semana, la cifra más alta de contagios en un fin de semana desde que comenzó la pandemia, a una media de 17.000 casos nuevos diarios.

El Ministerio ha sumado además 279 nuevas muertes respecto a las cifras registradas el pasado viernes, lo que supone 35.031 fallecimientos desde que comenzó la pandemia. Con el aumento de positivos, la incidencia acumulada en España a 14 días por 100.000 habitantes se ha disparado desde los 361 hasta los 410 casos.

Además con respecto al viernes hay casi 1.500 personas más hospitalizadas. Unas cifras que ya están provocando un impacto en los servicios sanitarios: actualmente, hay un 13,7% de ocupación hospitalaria en camas convencionales y un 24,2% de ocupación de camas de UCI de toda España.

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha asegurado que "llevamos unas tres semanas en las que se ha observado de nuevo un incremento de la transmisión". Una evolución epidemiológica que está siendo "rápida y ascendente, muy clara". De hecho, y a pesar de que la situación "varía en las diferentes comunidades", algunas se encuentran "por encima del 40% de ocupación".

Una situación, ha dicho, que "pone a nuestro sistema sanitario en una situación de mucha presión": "No estamos todavía en un colapso pero la presión es muy importante y algún hospital está en situación muy crítica". "Es muy probable que si no se consigue implementar las medidas muy rápida, la transmisión siga incrementándose", ha añadido.

Se trata del primer informe sobre la pandemia que realiza Sanidad desde que el Ejecutivo de Pedro Sánchez decretó el estado de alarma en todo el territorio nacional excepto en Canarias el pasado sábado.

Bajo este mecanismo jurídico, que será aprobado en el Consejo de Ministros de este martes hasta el 9 de mayo del año que viene, el Gobierno prevé dotar a las comunidades de la posibilidad de decretar confinamientos perimetrales y otras restricciones debido a la pandemia. Si bien el Congreso tendrá que ratificar la medida.

El Gobierno decretó el estado de alarma el pasado sábado en vista de una curva epidemiológica creciente y diversas festividades en las próximas semanas que podrían aumentar la expansión interterritorial del virus.