Según los últimos datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), las muertes en España por todas las causas se han disparado un 55,2% entre el 13 de marzo y el 22 de mayo de este año, tiempo en el que el país ha estado inmerso en la crisis por la pandemia del coronavirus.

El sistema, que utiliza información de mortalidad obtenida diariamente de 3.929 registros civiles informatizados del Ministerio de Justicia, ha detectado que se han producido 43.034 muertes más de las esperadas en esas fechas en una situación normal. Se estimaba que entre el 13 de marzo y el 22 de mayo se hubieran producido 77.817 fallecimientos, pero el sistema ha contabilizado 120.851.

Esa elevada cifra se ha obtenido después de que este miércoles se hayan incluido en la cuenta 13.250 muertes que no se habían añadido hasta la fecha por la saturación de los registros civiles durante los días más duros de la crisis del Covid-19.

La tardanza en la notificación de los fallecidos se ha situado en una media de 54 días, un tiempo que varía dependiendo de cada comunidad autónoma. Una de las que más ha tardado ha sido Cataluña, que ha incoporado hasta 8.514 muertes al sistema MoMo que todavía no habían sido notificadas. De hecho, en este territorio el exceso de mortalidad durante la crisis ha sido del 96%: se esperaban 12.195 fallecimientos y se han producido 23.860.

Ese porcentaje ha sido más elevado aún en Castilla-La Mancha, territorio en el que este exceso ha sido del 206%: se han producido 5.114 muertes más de las esperadas llegando hasta los 7.596 muertos. Madrid también ha obtenido un gran exceso de mortalidad y es que en esa comunidad se esperaban 8.716 falleciminetos y se han producido 22.821: un 162% más de lo esperado.

También ha engrosado esas previsiones Castilla y León, donde se esperaban 3.164 fallecidos y donde se han producido 6.759, un 114% más de lo esperado. Por su parte, Navarra ha presentado un exceso de 610 muertes (137% más), con 1.055 fallecimientos, en comparación con los 446 esperados.

Tras estas correcciones de hoy, principalmente en los registros civiles de Barcelona, el sistema apunta que los mayores retrasos de notificación de defunciones por parte de los registros civiles en los últimos siete días se localizan ahora en Aragón y Cantabria, principalmente. Concretamente, consideran que hay una infranotificación del 36% en Aragón durante la última semana y del 29 por ciento en la comunidad cántabra. Asimismo, es del 12% en Navarra. Otras regiones se sitúan en torno al 7% de retraso.