El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, ha mantenido una conversación telefónica con su homólogo chino, Wang Yi, para que use su influencia sobre Rusia y que este país ponga fin a la guerra en Ucrania.

Según ha indicado el Gobierno este lunes en un comunicado, durante esta llamada Albares ha incidido en que "estamos ante un momento histórico que requiere de todos los líderes mundiales sentido de la responsabilidad y visión de futuro".

El titular de Exteriores también ha reconocido que las sanciones adoptada contra Moscú no son fáciles para nadie, pero ha expresado el pleno compromiso con las mismas y la disposición a asumir las consecuencias.

Una conversación en la que Albares asimismo ha reiterado la condena de España a la invasión rusa de Ucrania, afirmando que "Rusia ha socavado los cimientos de la paz y la estabilidad en Europa" y "amenaza a la comunidad internacional en su conjunto".

Además, Albares ha insistido en que "España está plenamente comprometida con los principios de soberanía e integridad territorial en Ucrania".

El papel de China para acabar con la guerra

El llamamiento de España a China se produce después de que el propio Gobierno ucraniano pidiera a principios de este mes al gigante asiático que actuara como mediador para alcanzar un alto el fuego. Por su parte, Estados Unidos ha advertido a Pekín de que afrontará consecuencias se ayuda a Moscú a evitar las sanciones.

A juicio de algunos expertos, como el general retirado José Enrique de Ayala, el papel de China puede ser "muy importante" para poner fin a la guerra, puesto que el país "es el respaldo que tiene Rusia en términos económicos y financieros". "Sin el apoyo de China, Rusia realmente no podría aguantar mucho las sanciones que ha impuesto Occidente", opinaba hace unos días De Ayala, cuyo análisis en Más Vale Tarde puedes ver en el vídeo bajo estas líneas: