Precaución y sentido común. Frente al fin de la obligatoriedad de llevar mascarilla en interiores es el mantra que repiten el ministerio de Sanidad y el Ejecutivo en general. Desde hoy, la mascarilla deja de ser un accesorio imprescindible en nuestras vidas aunque aún habrá lugares y situaciones en los que habrá que utilizarla.

Han sido más de 700 días tapando parte de nuestras caras y los españoles se dividen entre los que estaban deseando deshacerse de este incómodo complemento y lo que ven con preocupación o dudas el cambio.

El Real Decreto que se ha publicado hoy en el BOE detalla las situaciones en las que habrá que seguir llevando mascarilla e insiste también en que falta de obligatoriedad no significa que quien quiera no pueda llevar mascarilla. A continuación detallamos las excepciones y tratamos de dar respuesta a las preguntas más frecuentes.

¿Cuándo habrá que seguir llevando mascarilla?

La mascarilla seguirá siendo obligatoria en determinados ambientes, "en razón de la vulnerabilidad" de las personas que los suelen ocupar, según avanzaba ayer la propia ministra da Sanidad.

Por ejemplo, habrá que seguir llevándola en centros, servicios y establecimientos sanitarios, como hospitales, centros de salud, centros de transfusión de sangre o farmacias. En los hospitales, sin embargo, las personas ingresadas estarán exentas de llevarla cuando estén en su habitación.

La mascarilla en interiores también se deberá llevar en centros sociosanitarios como residencias de mayores, aunque no será obligatoria para los ancianos pero sí para los trabajadores y los familiares que realicen visitas.

Igualmente, la mascarilla aún será obligatoria en transporte aéreo, ferrocarril, cable, autobuses y cualquier tipo de medio público. En los barcos, se deberá llevar cuando "no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros". Pero en el transporte hay una excepción. No será obligatorio utilizar la mascarilla en los andenes y marquesinas de espera al transporte.

Mascarillas y hostelería

En otros lugares cerrados de uso público como comercios, cines, teatros, salas de conciertos, museos, bares, restaurantes, locales de ocio nocturno, lo recomendable es un "uso responsable" del cubrebocas, al igual que en el entorno familiar, las reuniones de amigos y celebraciones privadas.

Desde la patronal hostelera celebran este nuevo paso hacia la normalidad y que sean los propios locales los que decidan sobre su uso. Es decir, aunque la mascarilla ya no es de uso obligatorio según el real decreto, lo s empresarios podrán seguir imponiendo su uso basándose en el derecho de admisión al local.

Fin de la mascarillas en el entorno educativo

La mascarilla "no se usará en ningún caso en ambientes escolares". Así de tajante se mostraba Darias, que recordaba que el cubrebocas ya no era obligatorio en recreos. Sí la llevarán los profesores que por su situación personal sean especialmente vulnerables.

Fin de la obligatoriedad en el entorno laboral

Era otro de los puntos que preocupaba a millones de trabajadores. La regla general es que "no será obligatoria". Así ha reafirmado la ministra de Sanidad hoy mismo en Onda Cero, destacando que "la filosofía del real decreto es que las mascarillas dejan de ser obligatorias" aunque matizando también que "depende de las características del puesto de trabajo". Y es que no es el Gobierno el que tomará la decisión definitiva sino los propios servicios de prevención del riesgo laboral de cada empresa.

Serán ellos los que podrán acordar su uso "en función de la evaluación de riesgo del puesto de trabajo". Por ejemplo se puede valorar la exposición al público, la ventilación del espacio y la distancia mínima de 1,5 metros con el compañero.

Grandes empresas españolas como Inditex, Telefónica o Vodafone aún no se han pronunciado. Sí lo han hecho desde el sector de la banca. Las entidades financieras seguirán exigiendo el uso de mascarillas en sus oficinas cuando no se pueda garantizar la distancia de seguridad. Así lo ha explicado un portavoz de la asociación Española de la Banca (AEB), quien aclara que los bancos tomarán su decisión final sobre este asunto después de leer con detenimiento el real decreto.

Fin de la obligatoriedad en grandes eventos

Tampoco será obligatoria ni en interiores ni en exteriores en partidos de fútbol o baloncesto, aunque la ministra ha aconsejado un "uso responsable" en este tipo de eventos masivos.

Soy positivo por COVID, ¿tengo que llevar la mascarilla?

Las personas con coronavirus deberán seguir llevando la mascarilla al menos "durante 10 días desde el diagnóstico", según la propia ministra. Es el tiempo prudencial que dan los expertos ya que aunque los síntomas sean leves se puede ser igualmente contagioso.

Las personas vulnerables, en el foco de la norma

Pese a esta retirada "con carácter general" de la mascarilla, Darias ha recomendado un "uso responsable" en población vulnerable como mayores de 60 años, personas inmunocomprometidas, con alguna enfermedad de riesgo importante, embarazadas o profesorado con algún factor de vulnerabilidad.

También es recomendable en eventos multitudinarios, aglomeraciones y en reuniones privadas cuando haya presentes personas vulnerables.