España está cada día más cerca de lograr el objetivo de vacunación. Incluso a pesar de ir a un ritmo que, desde el 27 de diciembre, ha suscitado múltiples idas y venidas, con problemas en el suministro y cancelaciones temporales —la última, con el parón de Janssen—. Pero la realidad muestra que, en comparación con su entorno, nuestro país goza de una posición alta en el ranking de países que más inyecciones han puesto, sobre todo en la inoculación de primeras dosis.

Y así lo muestran los datos: tal y como recogen desde Our World In Data (OWID), un portal que ha aglutinado información de la mayor parte de los países del mundo, España está por delante de la mayoría de sus socios de la Unión Europea, incluidos algunos con los que comparte similitudes culturales y demográficas (como Italia o Portugal) o de algunos de los pesos pesados de la UE, como Francia o incluso Alemania, que roza la media de vacunación de la mayoría de países miembros.

En este sentido, ante las diferencias poblaciones entre uno y otro país, resulta interesante atender a los datos del porcentaje de población vacunada con respecto al total de habitantes. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que hay algunas diferencias según la fuente que se consulte, debido a que OWID, por ejemplo, emplea el dato de la población total de los países, mientras el Ministerio de Sanidad, con información del INE, establece su porcentaje con respecto al total de población a vacunar. De ahí que no siempre puedan coincidir.

En cualquier caso, las cifras demuestran el impulso de los últimos días. Como se muestra en el siguiente gráfico, en el que se representa la vacunación entre los días 14 y 15 de abril (última fecha de la que se han podido recabar datos) sí hay algunos países europeos que, eso sí, fuera de la Unión, alcanzan cifras notables. Este es el caso del Reino Unido, Serbia o Islandia, que han logrado aumentar su porcentaje de primeras dosis inoculadas, mientras que España se hace un hueco en el 'top 10', compartiendo porcentaje con Alemania.

En los extremos, destacan dos cuestiones principales: por un lado, los datos del Reino Unido, país cuyas cifras, a día de hoy, son totalmente intratables para el resto del viejo continente, hasta el punto de está entre en los países del mundo con un mayor porcentaje de población vacunada con una dosis.

En la otra cara de la moneda, Rusia, que a pesar de contar con una vacuna propia que incluso ha sido comercializada a diferentes partes del globo (la conocida Sputnik V), el pasado 15 de abril apenas había logrado poner una dosis a un 6,5% de su población, según los datos de OWID.

Lejos de alcanzar los objetivos de inmunización completa

Los datos presentados hacían referencia a los países que han sido capaces de inocular al menos 1 de las dos dosis de la vacuna, pero también es importante atender al ritmo de inmunización real —es decir, cuántas personas han recibido la pauta completa de la vacuna— para comprender el estado de la carrera. Y, en este caso, España pierde fuelle, ante el ascenso de otros países que habían puesto un menor porcentaje de primeras dosis, como Grecia, Suiza, Dinamarca o la República Checa.

Aun así, a pesar de la reducción, España está muy equiparada con Italia (la diferencia entre ambas es mínima, y el 13 de abril estaban empatadas a porcentaje), mientras Alemania, Francia y Portugal vuelven a estar por detrás (en este caso, incluso por debajo de la media de la Unión Europea). Un hecho que remarca la necesidad de aumentar el ritmo en la pauta completa en la mayoría de países europeos.

En inmunización completa, España está por delante de Alemania, Francia y Portugal, que están por debajo de la media de la UE

OWID

Abril, el mes del subidón: así ha aumentado el ritmo en cuestión de semanas

Si hay algo que ha caracterizado el proceso de inmunización de los últimos 4 meses, han sido los parones, la incertidumbre en los suministros y las dificultades para mantener un ritmo de vacunación alto y sostenido. No obstante, tanto en España como en el resto de países europeos, esta tendencia ha pegado un vuelco en cuestión de días.

Si atendemos a los datos de vacunas totales inoculadas por días, la progresión da fe de la recepción masiva de antídotos. En concreto, basta con mirar las cifras de hace unos días: el pasado 4 de abril, la media a 7 días española deja algo más de 177.000 vacunas puestas, mientras que el 13 de abril, 12 días después, se inocularon 296.889 dosis.

Lo mismo ha ocurrido con algunos de nuestros países vecinos, donde la tendencia, por la mejora de los suministros (especialmente de Pfizer y AstraZeneca) ha generado unos buenos registros en el conjunto de la UE. Aun así, de nuevo el Reino Unido experimenta una progresión diferente, pero porque su ritmo de vacunación fue superior al del resto de países desde el mes de enero, prácticamente.

Junto con eso, hay que tener en cuenta que el reparto de vacunas no es el mismo en todos los países, razón por la que Alemania o Francia han sido capaces de inocular más dosis totales, por cuestiones demográficas. Aun así, todo lo remarcado es la tendencia hasta hace unos días, el pasado 15 de abril. Según las previsiones, y de acuerdo con el objetivo del gobierno, estos valores deberían seguir subiendo durante el resto del segundo trimestre de 2021.