El 21 de junio finalizó el estado de alarma en España 99 días después de implantarse el 14 de marzo. Ahora, en plena segunda ola de casos, diferentes Comunidades Autónomas (ninguna gobernada por el PP) piden al Gobierno que vuelva a decretar esa medida para luchar contra el coronavirus.

En concreto, han sido Cataluña, Euskadi, Navarra, Extremadura, Castilla-La Mancha, Melilla, Asturias, Cantabria, Comunidad Valenciana, Baleares y La Rioja las regiones que han hecho este llamamiento a Pedro Sánchez, no sólo para esas zonas, sino para todo el territorio nacional. Castilla-La Mancha celebrará este sábado un Consejo de Gobierno para trasladar la necesidad de un estado de alarma y un toque de queda a nivel nacional. El objetivo, lejos del confinamiento total de los meses de marzo y abril, pasaría por limitar la movilidad de los ciudadanos.

El foco está puesto en la movilidad nocturna, con los encuentros sociales como principal preocupación. La decisión del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de tumbar la prohibición de las reuniones de más de seis personas en Euskadi ha hecho que Urkullu pida a Sánchez ese paraguas legal que le permita implementar restricciones a la movilidad.

"No me gusta la denominación de toque de queda", ha revelado en su rueda de prensa, aunque sí que reconoce que están estudiando implementar "limitaciones en la actividad nocturna" salvo en "situaciones de emergencia", todo para "garantizar la salud de las personas".

Guillermo Fernández Vara se ha sumado a esta petición, algo que cree que "debe afectar a todo el territorio nacional". Palabras que llegan tras la rueda de prensa de Pedro Sánchez en la que ha vaticinado la llegada de "meses muy duros".

Ante esta situación, desde el Gobierno no descartan la celebración de un Consejo de Ministros Extraordinario de cara a este mismo domingo, cita para la que los ministros ya están preavisados, aun sin haber un anuncio oficial.

"La situación es grave"

"La situación es grave", aseguraba Sánchez, que ha llamado a la "unidad" y "disciplina" para frenar la pandemia. "Debemos evitar a toda costa recurrir a un nuevo confinamiento domiciliario como el que vivimos durante semanas en primavera", ha añadido.

Lo cierto es que la figura del estado de alarma parece más cercana que nunca después de este llamamiento de los presidentes autonómicos y de que el ministro Illa no descartase aplicar el toque de queda y, por ende, el estado de alarma.

"Con una medida de restricción que afecta a todo el territorio tenemos que ir todos juntos y tener garantías de que contamos con apoyos claros para extenderla más allá de 15 días, si fuera necesario", afirmaba.

Desde Ciudadanos, Inés Arrimadas ya ha ofrecido su apoyo al Ejecutivo en caso de tomar esta decisión, poniendo a su disposición sus 10 diputados para tomar "medidas contundentes".