El hasta ahora presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá Belmonte, será el nuevo ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones en el Gobierno presidido por Pedro Sánchez. Una cartera que pierde las competencias en materia de Trabajo.

Escrivá se hace cargo de la cartera de Seguridad Social con la promesa de asegurar la sostenibilidad del sistema público de pensiones y su revalorización conforme al coste de la vida, como recoge el acuerdo del nuevo Gobierno progresista.

Garantizar el sistema de pensiones

En su anterior cargo, Escrivá ha valorado la actual situación de las pensiones y ha dado su opinión al respecto en numerosas ocasiones. El pasado mes de octubre en una jornada sobre "La sostenibilidad del sistema de pensiones" recogida por EFE, el ya expresidente de la AIReF, aseguraba que para garantizar el sistema habría que abordar el problema del déficit público en su conjunto y no únicamente el desequilibrio de la Seguridad Social.

Para el próximo ministro, el índice de revalorización actual "es un instrumento diseñado con la mejor de las intenciones, pero impracticable", porque la pérdida de poder adquisitivo no debería ser aceptable.

A su juicio, la solución pasa por la implementación de otras medidas como cargar las prestaciones no contributivas o los propios gastos de funcionamiento del sistema a los Presupuestos Generales del Estado.

En el mismo evento, Escrivá también opinó sobre la edad de jubilación, que considera que hay que acercarla a la real, ya que ahora los trabajadores se retiran en torno a los 63 años de media, cuando la edad legal está subiendo progresivamente hasta los 67 años en 2027.

Estas son algunas de las medidas planteadas por Escrivá mientras era presidente del AIReF, sin embargo, el rumbo de las políticas que lleve a cabo su ministerio tendrán que estar de acuerdo con las recogidas por el acuerdo programático.

Blindaje de unas pensiones "dignas"

Dicho acuerdo garantiza unas "pensiones dignas" se plantea la creación de un nuevo Pacto de Toledo "para garantizar su sostenibilidad a medio y largo plazo" y una actualización de las pensiones conforme al IPC real mediante ley y de forma permanente para aumentar el poder adquisitivo de las pensiones mínimas y las no contributivas.

Otro punto importante es la reducción de la brecha de género en las pensiones, así como la revisión de las pensiones de viudedad en casos de parejas sin vínculo matrimonial, de las personas con carreras profesionales irregulares y el complemento por maternidad.

Además, se pretende eliminar el Factor de Sostenibilidad y el Índice de Revalorización de Pensiones de la Seguridad Social previstos en la Ley 23/2013 y reorganizar la Seguridad Social para dotarla de una mayor eficacia en la gestión de costes menores.

El Ingreso Mínimo Vital como prestación de Seguridad Social es otra de las promesas del nuevo Ejecutivo, que pretende crear los mecanismos necesarios para garantizar una renta a las familias más vulnerables.

Inclusión y migraciones

Además de las pensiones, el otro gran reto de este ministerio será gestionar el flujo migratorio, que en este nuevo mandato añade la nomenclatura de 'inclusión'.

El texto de la coalición progresista deja claro que se modificará el sistema nacional de acogida e inclusión de solicitantes de Protección Internacional para hacerlo "más eficiente y solidario". El nuevo Ejecutivo también promoverá la implementación del Pacto Global para las Migraciones (Acuerdos de Marrakech) y del Pacto Mundial sobre los Refugiados de la ONU. Todo ello para garantizar una inmigración "legal y segura".

Carrera en el mundo de las finanzas

José Luis Escrivá Belmonte (Albacete, 1960) está licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid con estudios de posgrado en Análisis económico en la UCM y en Econometría en el Banco de España.

En 2014 Escrivá se convirtió en el primer presidente de la AIReF y en noviembre de 2015 pasó a desempeñar la presidencia de la Red de Instituciones Fiscales Independientes de la UE.

Desde 2012 y previo a su incorporación en la AIReF, el economista fue el director del Banco Internacional de Pagos de Basilea para las Américas. También desempeñó diferentes puestos en el Banco de España, fue asesor del Instituto Monetario Europeo y jefe de la División de Política Monetaria del Banco Central Europeo.

Pero su currículum no termina aquí, Escrivá también ha formado parte de la empresa privada. Fue economista-jefe y director del Servicio de Estudios del Grupo BBVA entre 20014 y 2010 y, posteriormente, director general del área de Finanzas Públicas del mismo grupo.