José Luis Escrivá ha anunciado en la sesión de control en el Senado que el Consejo de Ministros aprobará el Ingreso Mínimo Vital este mes y una vez se determine la norma, se podrá solicitar y empezar a cobrar en junio.

El ministro de Seguridad Social retrasa así la urgencia de esta medida, que según apuntó Pablo Iglesias hace unas semanas se iba a empezar a cobrar en mayo porque la situación de las familias vulnerables ha empeorado con la crisis del coronavirus y "no pueden esperar varios meses".

Una vez se apruebe la norma y esté lista, se podrá empezar a solicitar

Ya entonces, Escrivá se mostró cauto y, a pesar del anuncio del vicepresidente de Derechos Sociales, aseguró que quedaban "flecos por cerrar" para terminar de desarrollar la norma, insistiendo en que su intención era llevarla al Consejo de Ministros en el mes de mayo.

Este martes, en su comparecencia en el Senado, el titular de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha destacado que "va a ser un instrumento muy importante para erradicar la pobreza extrema de los más vulnerables", insistiendo en que se va a "aprobar este mes de mayo en el Consejo de Ministros y se empezarán a hacer los pagos en junio".

Lo mismo ha anunciado en la rueda de prensa que ha ofrecido tras la sesión de control, donde ha explicado que están diseñando "un sistema multicanal para llegar a los más vulnerables" y además, se están "explorando canales adicionales" para la aplicación de esta medida, que tendrá un coste anual de unos 3.000 millones de euros.

Iglesias aseguró que estaría disponible en mayo

Menos cauto que Escrivá se mostró Pablo Iglesias, que en una entrevista en Al Rojo Vivo aseguró que acordó con Pedro Sánchez acelerar esta ayuda para tenerla disponible en mayo. "Había un acuerdo de legislatura para sacar adelante un ingreso mínimo vital", algo que "ya era urgente e importante antes de la crisis del COVID-19", explicó.

Días después, en una entrevista en laSexta Noche, el vicepresidente segundo insistió en la misma idea: esta renta estaría disponible en mayo. "Hay mucha gente que está en una situación desesperada" y con "muchas dificultades para llenar la nevera", volvió a apuntar en esta nueva intervención.

Si bien, entonces ya admitió que el Gobierno había cometido "errores de comunicación" en la gestión de esta crisis porque "sería absurdo negarlos", apuntando que en el Ejecutivo "se discute y después se llega a acuerdos" y que en el caso de la renta mínima se discutió sobre "el momento" para su implantación.