El Ayuntamiento de Madrid, al igual que la delegación del Gobierno, ha confirmado que la causa de la explosión de la calle Toledo nº98, ubicada en el barrio madrileño de La Latina, se ha producido por un escape de gas, que al parecer podría haber sido de la caldera del edificio.

El delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, ha explicado que "hay una persona desaparecida que es el técnico de una caldera de gas que, hipotéticamente, se estaba reparando". Sin embargo, desde Naturgy matizan que no había ningún técnico de la compañía trabajando previamente a la explosión de la zona. Un equipo de trabajadores de la empresa han accedido después al lugar para saber las razones de la explosión y tomar las medidas para que no se produzcan fugas.

Las autoridades señalan que hay riesgo de nuevas explosiones si los bomberos tratan de apagar el fuego, debido al embolsamiento de gas que se ha generado. "La estabilidad del edifico no está asegurada. Puede haber un cierto embalsamiento de gases y es mejor dejar que se consuma y no apagarlo", ha asegurado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en declaraciones a laSexta.

Ahora, la prioridad es que se apaguen las llamas para que los bomberos puedan acceder al edificio y comprobar si hubiese más víctimas dentro. Según ha informado Almeida, las plantas de arriba van a ser derrumbadas de manera controlada.

Drones inspeccionan la zona para valorar la situación

Mientras el edificio continua en llamas, las autoridades sanitarias han montado un hospital de campaña para atender a los heridos. Además, han cortado las calles aledañas por un posible riesgo de una nueva explosión. Un camión de bomberos ya ha llegado a la zona y trata de acercarse a las partes superiores del edificio para descargar los cascotes que quedan.

Los drones de la Policía Municipal de Madrid están sobrevolando la zona para medir el alcance de la explosión, que también ha producido numerosos desperfectos en vehículos y en la vía pública.

Las imágenes tomadas desde el aire dejan ver cómo ha quedado el edificio, completamente desnudo y los daños causados en esa calle.

Al menos tres muertos por la explosión

La explosión y el posterior derrumbe del edificio han provocado al menos la muerte de tres personas. Además, por el momento, se tiene el conocimiento de varios heridos, los más significativos son un varón de 53 años con Traumatismo craneoencefálico que se encuentra estable en el hospital Ramón y Cajal; un varón de 36 años con politraumatismo y pronóstico grave, trasladado a La Paz; un varón de 29 años con fractura de peroné y pronóstico reservado en el Clínico; y un varón de 27 años, con herida en el tobillo, que ha sido trasladado a la Fundación Jiménez Díaz para exploración completa.

En esa misma manzana se encuentran la residencia de ancianos Los Nogales y el colegio de La Salle La Paloma. Tal y como ha confirmado el Ayuntamiento, ningún menor ha resultado herido y todos los escolares han sido evacuados con éxito. También los residentes han resultado ilesos y han sido trasladados por el Samur Social a otra residencia próxima.