Vox vuelve a Vistalegre un año después sin ser el mismo. Tras unas generales, y unas autonómicas, ya están en las instituciones y son decisivos en gobiernos autonómicos como Andalucía o Madrid. Por esto, desde el acto reivindican y alertan de su capacidad de influencia.

Se presentan como el azote de todos los partidos: "Frente a los de 'España ahora', frente a los de 'España en marcha' que no sabemos sin marchan a la derecha o al izquierda, frente a los comunistas de salón que habla de 'Mas País' y sabemos que traen más miseria monas", decía Rocío Monasterio.

Desde la formación de extrema derecha culpan a PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos del gasto de repetir las elecciones: "Para gastar el dinero de todos los españoles si se ponen de acuerdo". En un acto repleto de vídeos autocomplacientes y gritos y silbidos cuando periodistas de laSexta aparecían en pantalla.

También se han mostrado indignados con la prevista exhumación de Franco: "Pedir que no profanen la tumbas de los muertos también es criticable", asegura Monasterio. Con propuestas de construir muros en las fronteras y de mano dura con Cataluña...

Polémicas propuestas que buscan no tropezar como prevén algunas encuestas.

Santiago Abascal ha sido el encargado de cerrar el acto. Durante su discurso ha cargado duramente contra el PSOE llegando a asegurar que "la historia del Partido Socialista es una historia criminal":