La empresa española ITP Aero, presidida por Josep Piqué, exministro y exportavoz del Gobierno de Aznar, es la encargada de producir los motores de los cazas saudíes que, desde 2015, bombardean Yemen.

Así lo ha revelado una investigación de 'eldiario.es', que ha informado de que esta relación comercial, autorizada previamente por el Gobierno, podría vulnerar la legislación europea y española en relación a las exportaciones de material bélico.

Esta prohíbe a los Estados autorizar el envío de armamento a países que se encuentren inmersos en guerras o que vulneren los derechos humanos.

ITP Aereo no ha querido dar explicaciones sobre este asunto, pero ha asegurado que "actúa con integridad y sigue la regulación de 'export control' de manera estricta en todos sus negocios".

Las relaciones entre Arabia Saudí y la empresa española habrían durado hasta, como mínimo, 2017, dos años después de que tanto este país como Emiratos Árabes comenzasen la guerra contra los rebeldes hutíes apoyados por Irán en Yemen.

Desde entonces, tal y como ha documentado la ONU, el ejército saudí ha bombardeado posiciones civiles y ha llevado a cabo numerosas violaciones de los derechos humanos.