A las elecciones del próximo 12 de julio concurrirán 18 candidaturas que optan a la dirección del Gobierno Vasco. El número ha aumentado respecto a los últimos comicios regionales de 2016, a los que concurrieron 17 partidos, aunque la cifra todavía se sitúa por debajo de las 20 marcas políticas que se presentaron en 2012.

De las 18 candidaturas, 12 se presentarán en todas las provincias, mientras que las otras seis lo harán en uno o dos de los territorios históricos.

Las encuestas de este año prevén una mayoría simple del PNV, que podría volver a gobernar con la ayuda del PSE-EE. El primer CIS publicado augura una subida en representación de los nacionalistas, que podrían obtener hasta 34 escaños si se cumplen las previsiones.

EH Bildu, actualmente segunda fuerza del Parlamento vasco, podría quedarse en 18 escaños o perder hasta dos. Por su parte, el PSE-EE recuperaría la tercera plaza en la Cámara con entre 11 y 13 escaños, superando a Elkarrekin Podemos-IU, que mantendría los 11 que tiene en la actualidad o ganaría uno.

La gran novedad de estas elecciones vascas es la alianza entre PP y Ciudadanos, candidatura encabezada por el veterano Carlos Iturgáiz. Sin embargo, la encuesta anteriormente citada no bendice esta unión. Actualmente, el PP tiene nueve representantes en el Parlamento vasco, mientras el partido de Inés Arrimadas ni siquiera tiene representación. El CIS pronostica solo entre tres y seis escaños para este pacto, un varapalo para ambos partidos.

PNV: el lehendakari Íñigo Urkullu puede conseguir la reelección

Las encuestas se muestran favorables al PNV, partido que gobierna actualmente en Euskadi con la ayuda del PSE-EE. Los nacionalistas, encabezados por Íñigo Urkullu, parten como favoritos para mantenerse como primera fuerza en el País Vasco. El lehendakari lleva gobernando en la comunidad desde diciembre de 2012, cuando relevó en el puesto al socialista Patxi López.

A pesar de que nacionalistas y socialistas se necesitan mutuamente para seguir gobernando en Euskadi, Urkullu no ha duda en denunciar la "tentación recentralizadora" del presidente Pedro Sánchez, asegurando que la pandemia podría haberla gestionado el PNV "igual o mejor" que el Gobierno de España en País Vasco.

Tampoco agrada en las filas nacionalistas el no haber sido informados de los acuerdos entre PSOE y EH Bildu, o el acercamiento de los socialistas a Ciudadanos para conseguir la prórroga de los estados de alarma.

EH Bildu: segundas elecciones para Maddalen Iriarte

La formación de izquierda abertzale se presenta de nuevo encabezada por Maddalen Iriarte, que parte como candidata a lehendakari por segunda vez tras las elecciones de 2016.

EH Bildu ha conseguido descolocar a su rival en las urnas, el PNV, después de alcanzar acuerdos de Gobierno con el PSOE para la derogación de la reforma laboral durante el estado de alarma. A pesar de que el PSOE trató de matizar en su momento estas medidas, los abertzales aseguraron que la "derogación íntegra" se llevaría a cabo.

El partido lleva siendo segunda fuerza de la Cámara de Vitoria desde 2012, cuando consiguió sobrepasar a PSOE y PP, con Laura Mintegi como líder. La candidatura de Iriarte en 2016 se decidió después de que el Tribunal Constitucional prohibiera a Arnaldo Otegi presentarse como cabeza de lista, ratificando su condena por el caso Bateragune.

Elkarrekin Podemos-IU: Miren Gorrotxategi, sin el apoyo de Equo

La alianza de izquierdas en Euskadi consiguió en 2016 entrar en el Parlamento vasco como tercera fuerza de la Cámara. En esta ocasión, la candidata de lehendakari por Elkarrekin Podemos será Miren Gorrotxategi, sucediendo así a Pilar Zabala, que encabezó las listas de 2016. Sin embargo, no contarán con el apoyo de Equo, partido que se presenta por separado a los comicios.

La encuesta del CIS prevé que la coalición progresista mantenga su representación de 11 escaños, y las más optimistas sugieren un duodécimo escaño en el Parlamento vasco. La igualdad con el PSE-EE es máxima, ya que los socialistas podrían quedar en los mismos números que los morados.

La confluencia se muestra favorable a una triple alianza de partidos de izquierdas con EH Bildu y PSE-EE, como han demostrado con la publicación de sus vídeos en clave de humor 'Super Trionics'.

PSE-EE: Idoia Mendia vuelve para superar sus anteriores resultados

Los socialistas vascos se presentan a las elecciones autonómicas de nuevo liderados por Idoia Mendia, la secretaria general del partido en Euskadi. La candidata se enfrenta a la tarea de superar los resultados de la formación en las elecciones autonómicas de 2016, en las que los socialistas cosecharon su peor cifra de representación de la democracia, con nueve escaños.

Los grandes rivales de los socialistas en País Vasco son sus socios de gobierno en el Ejecutivo estatal. Elkarrekin Podemos consiguió en las pasadas elecciones un histórico sorpasso a los socialistas, que quedaron empatados a escaños con el PP de Euskadi.

Las encuestas apuntan a una recuperación del PSE-EE, que podría conseguir entre dos y cinco escaños más que en la actualidad. Esto alimenta una probable repetición de la alianza con el PNV para continuar gobernando en el País Vasco.

PP+Cs: el revés de los populares ante la vuelta de Carlos Iturgáiz

La alianza entre populares y naranjas en el País Vasco podría convertirse en un matrimonio fallido si las encuestas aciertan el próximo 12 de julio. La propuesta de Inés Arrimadas de aunar candidaturas en Euskadi y Galicia solo se vio satisfecha en tierras vascas, pero no parece que vaya a favorecer a ninguna de las dos formaciones.

La coalición liderada por Carlos Iturgáiz podría sufrir un duro golpe al quedarse solo con entre tres y seis escaños entre las tres circunscripciones vascas, en un trasvase de votos que favorecería sobre todo al PSE-EE.

Pablo Casado esperaba dar un golpe de efecto con la destitución de Alfonso Alonso y la recuperación para la causa popular de Iturgáiz. El veterano miembro del PP ya fue candidato a las elecciones del Gobierno vasco en 1998, cuando consiguió que su partido se alzase por primera vez como la segunda fuerza en la Cámara de Vitoria.

Vox y Equo Berdeak buscan un escaño

La formación de Santiago Abascal se presenta a las votaciones de este año con el impulso generado por su buen resultado en las últimas elecciones generales. Sin embargo, las encuestas no parecen soplar en favor de Vox. Según las cifras publicadas por el CIS, la formación no alcanzaría votos suficientes para tener representación en la Cámara de Vitoria.

El partido de ultraderecha ha protagonizado además uno de los momentos más tensos de la campaña vasca, al denunciar la agresión a su diputada nacional Rocío de Meer durante un mitin electoral de Sestao, donde la política habría recibido una pedrada en la cabeza.

Equo Berdeak concurrirá este año fuera de la confluencia Elkarrekin Podemos-IU. Los ecologistas, que en las últimas elecciones vascas se aliaron con el partido morado, han sido vetados tras el incumplimiento de los pactos con Podemos y la alianza del partido a nivel nacional con Más País para las pasadas elecciones del 10-N. Su candidato a lehendakari es Joserra Becerra.