En Ferraz lo tiene claro. Isabel Díaz Ayuso se ha convertido en la número 1 del PP, relegando a Pablo Casado a un segundo plano. Si bien, consideran que el discurso de la presidenta en funciones no calaría en toda España, por lo que los resultados de las elecciones de Madrid no son extrapolables a nivel nacional.

"Pablo Casado es el número dos del PP y ha permitido que Ayuso lleve el discurso y el contenido más radical de la derecha española", ha dicho Carmen Calvo tras ser preguntada por los resultados.

Además, la secretaria de Igualdad del PSOE y vicepresidenta del Gobierno ha manifestado que en esta campaña "se han escuchado cosas inentendibles y esperpénticas para este país". "Nosotros no podemos hablar de cañas, ex y berberechos", ha apuntado.

Sí reconocen que los resultados del PSOE no han sido buenos. Y es que Gabilondo ha perdido 13 escaños respecto a los comicios de 2019, que le han llevado a pasar de ser la primera fuerza al tercer puesto por detrás de Más Madrid. De hecho, fuentes socialistas no descartan que su candidato dimita en las próximas horas.

"Casado es el número dos del PP y ha permitido que Ayuso lleve el discurso y el contenido más radical de la derecha española"

Carmen Calvo

"Hay mil factores por los que hemos fallado. No hay que buscar un solo culpable, sino abrir una reflexión profunda. En Madrid se daba por hecho que ganaba Ayuso y los votantes han probado otras opciones en la izquierda", señalan desde Ferraz al respecto.

A pesar de todo, en el PSOE defienden que estos datos no se pueden extrapolar a nivel nacional, al igual que no fueron significativos los resultados de Andalucía y Cataluña. Precisamente, creen que "ni Casado estaba tan muerto cuando el PP quedó último" en los comicios catalanes "ni ahora está tan vivo".

Al respecto, Carmen Calvo ha recordado que aunque "Madrid importa y todo tiene trascendencia, el resto de España existe y conviene que empecemos a respetar la diversidad territorial".

En la misma línea se ha pronunciado Teresa Ribera, la cuarta vicepresidenta del Ejecutivo, que ha pedido que los resultados se "contextualicen" porque en Madrid "lleva gobernando 26 años el PP" y nos los datos no pueden ser "extrapolables".

"Libertad no es tener los bares abiertos. La definición que hace Ayuso se podría discutir. Para nosotros pasa por otros conceptos de igualdad...etc. En Madrid donde la desigualdad es más flagrante y donde mayores diferencias de rentas hay", ha añadido.

Contestan así a un PP que ha hecho suya la victoria de Ayuso y que considera que la presidenta madrileña en funciones puede ser el trampolín de Casado para echar a Sánchez de la Moncloa.