Los candidatos a presidir la Comunidad de Madrid apuran una atípica campaña electoral que, por primera vez, termina en domingo 2 de mayo, coincidiendo con la fiesta de la Comunidad.

En estos últimos días, los candidatos se enfundan en sus mejores trajes para pedir el voto. Así, se ha podido ver a Díaz Ayuso vestida de motera en un vídeo electoral difundido en sus redes sociales, y los carteles de Más Madrid en Gran Vía utilizan la coincidencia de vestuario entre Mónica García y la 'popular' en el debate para ironizar sobre sus diferencias.

"Frente al insulto hacia la gente que está en las colas del hambre nosotros proponemos los cuidados, frente al desgobierno, nosotros proponemos la empatía", ha explicado la candidata de Más Madrid ante los medios a apenas 72 horas del cierre de campaña.

Una campaña marcada por la polarización en la que los ataques continúan. El último ha sido el de Díaz Ayuso hacia Pablo Iglesias en Espejo Público, donde ha insistido en que el candidato de Unidas Podemos es "el mal" y que no lo considera "buena persona". Insultos que, para Iglesias, son indicativo de que están cerca que salir de la Puerta del Sol.

Gabilondo, por su parte, confía en que las izquierdas sumen el 5 de mayo, mientras que su formación exige a la Junta Electoral que vigile el acto institucional que tendrá lugar el 2 de mayo con la hasta ahora presidenta, Díaz Ayuso, para que la 'popular' no lo convierta en un acto de campaña.

El líder de Ciudadanos insiste en la centralidad política y pide a sus votantes "que vuelvan al espíritu de la concordia, de la convivencia", después de haber planteado a Ciudadanos como la opción para dejar a Vox fuera de un posible gobierno en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, la candidata de la extrema derecha, Rocío Monasterio, sigue sin aclarar si le exigirá a Ayuso entrar en el Gobierno si ambas formaciones consiguen sumar para un Ejecutivo de coalición.