El partido de Santiago Abascal ha impedido la entrada de los periodistas de Prisa, empresa editora del diario El País y de la Cadena Ser, a pesar de la resolución de la Junta Electoral Central que indicaba que Vox no podía vetar a periodistas en sus actos electorales.

El partido de extrema derecha ha alegado que la campaña electoral acabó el pasado viernes y que lo que se celebra hoy en su recién estrenada sede en la madrileña calle Bambú es un "acto privado".

De hecho, según han explicado los periodistas de El País, desde el partido les han mostrado esa resolución indicándoles que se refiere a "actos de naturaleza electoral".

Los periodistas de eldiario.es también han denunciado un veto por parte de los de Santiago Abascal y apuntan que la razón que les ha dado el responsable de prensa, Juan Pflüger, es que lo dictaminado por la JEC se ciñe a "la campaña electoral que terminó el viernes a medianoche".

La JEC: "El derecho a comunicar constituye uno de los pilares de la democracia"

La Junta Electoral Central resolvió el pasado viernes que el partido Vox no podía vetar a ningún periodista en los actos electorales públicos tras una queja del Grupo Prisa después de que los de Abascal negaran a sus trabajadores acceder a sus mítines de campaña.

Esa resolución indicaba que el partido de extrema derecha no puede "discriminar al medio solicitante, en relación con el resto de medios, impidiéndole el acceso a sus actos de naturaleza electoral, dado que ello comporta una vulneración del artículo 66.2 de la Ley Electoral".

Este precepto obliga a los medios de comunicación privados a informar respetando los principios de pluralismo, igualdad, proporcionalidad y neutralidad, un mandato que, recalcó la JEC, "difícilmente" podrán cumplir "si las formaciones políticas contendientes en las elecciones pudiesen discriminar entre unos medios y otros a la hora de acceder a sus actos públicos de campaña, con independencia del lugar donde se desarrollen".

Una resolución que los servicios jurídicos de Vox recurrieron con un escrito a la JEC en el que se solicitaba que tuvieran en cuenta las alegaciones presentadas contra la denuncia formulada por el Grupo Prisa, en las que señalaban problemas de aforo en sus instalaciones.