Las valoraciones de los partidos no se han hecho esperar tras el debate entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno. En el PSOE creen que el suyo fue el "claro ganador" de la noche, en el que consideran uno de los mejores debates de Pedro Sánchez hasta la fecha. Fuentes socialistas defienden que el presidente en funciones realizó "anuncios concretos realizables y creíbles" y que el tono empleado en sus intervenciones fue "educado, propositivo" y ajustado a la temática de cada bloque.

Asimismo, desde Ferraz sostienen que el presidente en funciones fue "muy por delante del resto" de candidatos, quienes -creen- "se han quedado en contenido caduco" y estuvieron "lentos", sin saber aprovechar el debate para "mover al indeciso". En particular, tachan de "aburridos" a los candidatos de PP y Ciudadanos, que, a su juicio, "han vuelto a escenificar la batalla no resuelta de la derecha".

En este sentido, el ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha valorado que las dos derechas se presentaron "unidas a la ultraderecha", en un debate que fue un 'todos contra Sánchez', a su juicio, "el único con propuestas".

Por otra parte, desde el PSOE justifican que el líder socialista evitara contestar a la pregunta de si pactaría con el independentismo tras las elecciones porque "gobernaba el debate con propuestas" y "no iba a desviar el tema".

El PP tacha de "clamoroso" que Sánchez no contestara si pactará con el independentismo y en el PSOE lo justifican: el debate iba de propuestas.

Desde el PP, en cambio, tachan de "clamoroso" que Sánchez no tuviera preparada una respuesta a esta cuestión y que no hablara apenas de empleo. Fuentes populares indican que Pablo Casado quedó satisfecho, aunque "muy cansado", tras el debate y desvelan que escribió su minuto final a última hora en el coche.

Asimismo, apuntan que tras su actuación de anoche se ha entendido por qué el presidente del PP recrudeció sus ataques contra Sánchez justo antes de una cita en la que "sacó los dientes". Con sus declaraciones previas -afirmó que al presidente en funciones le interesaba la violencia en Cataluña- Casado "marcó territorio por si Sánchez esperaba encontrarse una monja clarisa" en el debate.

En cuanto al resto de candidatos, en Génova creen que Pablo Iglesias estuvo "muy bien" y se muestran convencidos de que "le ha robado votos a Sánchez" con su actuación en el debate.

Consideran también que el líder de Vox, Santiago Abascal, se mostró "más moderado de lo que esperaba la gente", aunque aún así aspiran a quitarle votantes indecisos. En cuanto a Albert Rivera, admiten que Casado no se esperaba su ataque sobre la corrupción y que por eso reaccionó arremetiendo contra él.

En Cs se ven fortalecidos

Desde la formación naranja precisamente han resaltado que su líder estuvo duro con Casado en lo que respecta a la corrupción y que marcó diferencias con Abascal. En cuanto a Pedro Sánchez, admiten que hubo poca confrontación, pero afirman que el candidato socialista no se atrevió a entrar en un cara a cara con Rivera porque este "le tiene la medida muy cogida".

El presidente de Ciudadanos, afirman, estuvo "contundente y con formas muy correctas", mientras que Casado estuvo "incómodo" y Sánchez, "desaparecido en combate". A juicio del partido, el debate fue "de más a menos", aunque creen que Rivera fue constante.

Asimismo, creen que salen fortalecidos de un debate con el que, afirman, empiezan a subir. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, se ha pronunciado en este sentido y ha criticado que los demás partidos hablaron del pasado "porque tienen que ofrecer poco para el futuro". Para Villacís, Rivera representó "la sensatez y el sentido común" y "fue el único que habló de propuestas".

Podemos y la mano tendida de Iglesias

Desde Unidas Podemos resaltan que Pablo Iglesias tendió de nuevo la mano a Sánchez durante el debate y lamentan que este, en cambio, se dedicase a "reprochar a la derecha que no se abstenga para hacerle presidente". En este sentido, afean al secretario general del PSOE que "siga sin aclarar con quién va a pactar".

Para la formación morada, su candidato es el único que "ha dicho claro qué pacto pretende impulsar" y que ha explicado medidas concretas y cuál es el su proyecto, mientras que sus adversarios políticos solo se preocuparon de hablar de Cataluña.

Abascal, satisfecho con los silencios de los demás

En cuanto a Vox, en la formación de extrema derecha aseguran estar "muy contentos" con el resultado del debate en el que, dicen, Santiago Abascal dijo "absolutamente lo mismo que en los mítines" y salió airoso del bloque económico, el que menos domina.

Aunque admiten que su líder esperaba más réplica por parte de algunos partidos, aseguran que Abascal estaba encantado con los silencios del resto. Sobre el resto de candidatos, creen que Albert Rivera estuvo "desastroso" y valoran positivamente las actuaciones de Casado e Iglesias.