El Gobierno estudiará llevar al Tribunal Constitucional la propuesta aprobada por la Asamblea de Madrid para ilegalizar los partidos separatistas que atentan contra la unidad de España, según ha confirmado el presidente en funciones, Pedro Sánchez, que ha considerado el texto una "deriva reaccionaria muy peligrosa".

En una entrevista en la Cadena Ser, Sánchez ha considerado que esta iniciativa, que planteó Vox y que apoyaron PP y Ciudadanos, es un ejemplo de que "la ultraderecha" está "arrastrando" a los partidos de Pablo Casado y Albert Rivera en este discurso "contrario a la Constitución y la transición".

Habla de "deriva reaccionaria"

"Plantear la ilegalización de quienes no piensen como uno es una deriva reaccionaria muy peligrosa", ha subrayado el líder socialista, tras lo cual ha confirmado que el Ejecutivo va a estudiar este texto por si puede ser objeto de recurso, y ha advertido de que "estamos empezando a ser testigos de cosas preocupantes".

Ha apuntado, en este sentido, que la ultraderecha "quiere cerrar canales privados, veta periodistas, señala a los homosexuales diciendo que tienen una enfermedad" o habla de "denuncias falsas" en la violencia machista y de ilegalizar partidos.

Sánchez: "Estamos empezando a ser testigos de cosas preocupantes".

Todo eso, ha recalcado Sánchez, "tiene un nombre en la historia europea". Por eso ha confirmado que el Gobierno estudiará este texto y aunque ha admitido la "capacidad y autonomía" de los parlamentos regionales a la hora de plantear determinadas cuestiones, ha insistido en que desde el punto de vista político esta iniciativa supone una deriva "muy preocupante" por parte del PP y de Ciudadanos.

Ha reiterado, como apuntó ya este jueves en Al Rojo Vivo, Vox es un "invento de José María Aznar para desestabilizar a Mariano Rajoy", una "criatura que ellos mismos han creado" que ahora "se les ha ido de las manos".

PP y Cs lo justifican

El líder de Ciudadanos ha dicho en Al Rojo Vivo que "no puede haber grupos parlamentarios, otra vez en España, financiados con dinero público que alientan la violencia o la aplauden".

En este sentido, Rivera ha insistido en que "Cs plantea que no reciban dinero público quienes no condenan la violencia y que se cumpla la ley de partidos que en su día se tuvo que aplicar en el País Vasco porque ahora mismo hay formaciones que rozan el larguero y que incluso quieren estar fuera de esta ley".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha acusado a Sánchez que querer confundir a la ciudadanía, dice, llevando a la exageración el debate para, según ella, "rascar votos a lo largo del día".

Le ha pedido a Sánchez que deje de dedicarse "a la lírica y a opinar" y que garantice que se pueda votar el 10N en Catalua.

Rocío Monasterio, la líder de Voz en la Asamblea de Madrid, ha reaccionado en Twitter a las palabras de Sánchez y se ha preguntado si quiere dictar a los jueces del Constitucional lo que tienen que decir en este caso, en alusión a la frase de Sánchez de que la Fiscalía depende del Gobierno, y sobre la que el candidato del PSOE ya admitió su error en Al Rojo Vivo.

 

Podemos habla de "artefacto electoral"

El líder de Unidas Podemos, preguntado por esta iniciativa en Al Rojo Vivo, considera que son "fuegos de artificio electoral". "Un parlamento puede decir lo que quiera, ha añadido, para a continuación añadir que, en su opinión, esto es un "señuelo" electoral.

"Es un señuelo que tiene dos claves electorales: apuntalar un acuerdo de derechas con el PSOE y que la gente no hable de la desaceleración económica", ha asegurado.

Iglesias, en 'ARV': "La derecha compite con Vox para ver quién dice la burrada más grave".

A su juicio, esto forma parte "de la competencia de la derecha con Vox, la derecha compite con Vox para ver quién dice la burrada más grave". Pero le preocupa más, dice, que el presidente del Gobierno en funciones "también pretenda competir con mano dura".

"Sin una propuesta que asuma que el conflicto político en Cataluña solo se soluciona con diálogo, no vamos a ninguna parte", ha añadido.