El Partido Socialista y Más País llevan ante la Junta Electoral Central, el órgano que se encarga de velar por la objetividad en todo el proceso electoral, una campaña que promueve la abstención en la izquierda.

En los carteles, que se han podido ver en las calles de Madrid, de Huelva o Granada y en Facebook, aparecen las caras del líder socialista, Pedro Sánchez, y del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, acompañadas con un mensaje: "No contéis conmigo. Yo no voto". De esta manera tratan de desmovilizar el voto de los electores de izquierda. Precisamente se han ubicado en barrios donde el voto suele ir mayoritariamente a los partidos de izquierda.

Según 'eldiario.es' esta campaña estaría impulsada por un gurú de la campaña electoral para el 10 de noviembre del 'popular' Pablo Casado. Se trata de Josep Lanuza, trabajador al cargo de Aleix Sanmartín, asesor de Casado.

Para lanzar la campaña por la que, tal y como indica el mismo medio digital, Lanuza habría pagado entre 2.500 y 4.500 euros, se han valido de una página de Facebook falsa que se llama 'Yo con Íñigo'.

Con ello, se pretende simular que el mensaje viene desde la izquierda, desde el partido de Más País. Algo que han negado rotundamente desde la formación, que pide que se identifique a los responsables. "Esto es gravísimo, estamos ante un intento de suplantación de identidad para una campaña sucia", ha declarado Íñigo Errejón.

 

Aunque el PP niega cualquier relación con el caso, Errejón los señala como los responsables: "Hemos conocido por diferentes medios de comunicación que la publicidad está pagada por una persona estrechamente vinculada al PP". Un señalamiento al que se ha sumado Pedro Sánchez: "Resulta que el PP anda haciendo lo de Trump, campañas de desinformación. Primero 'caja B' y ahora campaña en B".

Desde Unidas Podemos también se han mostrado críticos con la campaña. Pablo Echenique, Secretario de Acción de Gobierno, Institucional y Programa de la formación morada, ha publicado un mensaje en el que asegura que "el PP es experto en juego sucio para amañar la democracia".

"Financiaron ilegalmente sus campañas, usaron a los mafiosos de las cloacas policiales y mediáticas para mentir sobre Podemos y ahora lanzan una campaña posiblemente ilegal llamando a la abstención", dice el mensaje de Twitter.