Estas elecciones generales son las decimocuartas que se celebran en España en la reciente etapa democrática y en ellas podrán participar las más de 36,89 millones de personas que están inscritas en el censo electoral y de cuyo voto dependerán los 350 escaños del Congreso y 208 del Senado.

De los 36.893.976 los ciudadanos con derecho a votar, 34.799.999 viven en España y 2.093.977 residen en el extranjero y, por tanto, están inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA). En total, son casi 400.000 electores más que en los comicios generales de junio de 2016.

De los 2,09 millones de españoles que residen en el exterior, la mayoría de ellos viven en Argentina (420.897), en Francia (214.357), Cuba (136.518), Venezuela (130.273) y Alemania (125.025), según datos de la Oficina del Censo Electoral.

Los residentes en el extranjeros están obligados a solicitar previamente su voto, lo que se conoce como voto rogado, y eso hace que su participación en las elecciones sea muy reducida. Las más de 182.500 peticiones contabilizadas hasta ahora apenas suponen el 8,71% del CERA.

En esta ocasión podrán votar por primera vez en unas generales 1.157.196 jóvenes que cumplieron 18 años desde las elecciones generales de 2016, las últimas de ámbito estatal celebradas en España, lo que supone un 3,13% de todos los ciudadanos con derecho a voto.

Para garantizar el derecho a voto se han adaptado 23.196 colegios o locales electorales en 8.131 municipios, en los que se han instalado 60.038 mesas. Los votantes se dividirán en 36.317 secciones electorales y podrán emitir su voto en aproximadamente 212.000 urnas.

Se han habilitado 58.000 cabinas para utilizarlas si optan por introducir su papeleta en el sobre lejos de miradas indiscretas. En esta ocasión, la Administración General del Estado ha confeccionado 375 millones de papeletas con los nombres de los aspirantes al Congreso y al Senado, así como 67.200.000 sobres de votación.

Para controlar las votaciones y realizar el recuento en los colegios han sido elegidos 180.114 miembros titulares de las mesas electorales (un presidente y dos vocales en cada una) y 360.228 suplentes. Los titulares cobrarán 65 euros netos en concepto de dieta por esta tarea y, para llevarla a cabo correctamente, podrán consultar los 912.000 manuales de instrucciones que se han impreso.

Según la distribución de población, en esta ocasión hay dos provincias que ganan un escaño en la Cámara Baja por el aumento del censo: Madrid, que pasa de 36 a 37 diputados, y Barcelona, que sube de 31 a 32. Y las que lo 'pierden' son Asturias, que baja de ocho a siete, y Valencia, que pasa de 16 a 15 escaños.

Por su parte, en el Senado los 208 escaños se reparten entre 59 circunscripciones: cuatro por provincia peninsular, tres en las islas mayores (Gran Canaria, Mallorca y Tenerife), dos en Ceuta y Melilla y uno en las siguientes islas o agrupaciones de islas: Ibiza-Formentera, Menorca, Fuerteventura, Gomera, Hierro, Lanzarote y La Palma.

Los candidatos a la presidencia del Gobierno votan

El primero en acudir a votar ha sido el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha ejercido su derecho al voto en Pozuelo de Alarcón, Madrid, minutos después de la apertura de los colegios electorales.

Sánchez ha pedido que "los españoles participen con mayoría sólida" para que el mensaje que envíen sea "contundente".

Minutos más tarde, Iglesias ha votado en Galapagar, municipio madrileño donde reside, y ha animado a que los españoles vayan a votar porque, dice, "en España hay una amplia mayoría progresista y cuando hay participaciones altas eso queda demostrado".

El líder de Unidas Podemos ha destacado ante los medios la importancia de la educación pública. "Hoy es un día bonito. Es muy especial poder votar en el colegio público en el que queremos que nuestros hijos estudien", ha manifestado.

A continuación, ha sido el presidente de Ciudadanos quien ha votado en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y, a su salida ha afirmando que este domingo "se va a abrir una nueva etapa política" en España.

Rivera también ha pedido a "todos los españoles que vayan a votar" porque, ha asegurado España "necesita un cambio de etapa, un cambio de era y un cambio de Gobierno, todo junto".

Santiago Abascal ha ejercido su derecho al voto en el Colegio Público Pinar del Rey de Madrid y, a su salida, ha afirmado que millones de españoles van a votar "con esperanza y sin miedo a nada ni a nadie", y ha pedido a las fuerzas políticas que, cuando se recuenten los votos, respeten el resultado electoral.

El último de los candidatos en votar ha sido Pablo Casado, quien ha asegurado que estas son "las elecciones más decisivas para el futuro de España de los últimos tiempos".

"Me gustaría que saliera un Gobierno estable para evitar las legislaturas fallidas de los últimos años", ha señalado Casado, quien ha destacado que es "fundamental" que todos los españoles participen porque "lo que salga de las urnas va a condicionar el futuro de España para los próximos cuatro años".