La decisión de Sánchez de acudir los dos debates ha servido se pólvora para el resto de partidos. "Sánchez sólo acierta cuando rectifica", ha dicho Pablo Casado. El PP dice que Sánchez ha manchado el nombre de la televisión pública. "Ha creado división tremenda en RTVE", ha apuntado Casado.

Algo que esperan no se vuelva a repetir. "La televisión pública no puede estar al servicio de un partido, lo que hemos visto ha sido un espectáculo, debemos legislar para que los debates sean obligatorios", ha afirmado Pablo Iglesias.

El líder de Ciudadanos denuncia que el cambio de opinión de Sánchez no se ha producido de manera voluntaria. "No le ha quedado más remedio, nos merecemos candidatos que nos boicoteen", ha respondido Albert Rivera.

Ciudadanos apunta a Rosa María Mateo y pide que deje la dirección de la corporación pública. "Sánchez quería a Rosa María Mateo para tener TVE a su servicio y pedimos su dimisión", ha declarado José Manuel Villegas, número uno de Cs por Almería.

Su decisión generó el malestar de los trabajadores de RTVE que emitieron un comunicado. "No compartimos la decisión de proponer la fecha del 23 de abril. Se debe apostar por la imparcialidad y no ajustar su programación a la propuesta de un único partido político", manifestaron.

Enfado que el moderador del debate de TVE, Xabier Fortes, personalizó con este Tuit: "Quiero expresar mi más absoluto desacuerdo con la decisión de la Presidenta de RTVE de modificar la fecha fijada para el debate a cuatro y pasarlo al día previsto por una cadena privada, poniendo así en entredicho la imagen de independencia de RTVE por la que tanto hemos peleado".

Pasada la tormenta de los debates, ahora los candidatos tendrán un fin de semana para prepararlos.