La Fundación 'FAES', presidida por el expresidente del Gobierno José María Aznar, ha asegurado que el centroderecha no es "una minoría perdedora", y ha acusado a los votantes de dicho espectro político de "ignorancia temeraria" por haber fragmentado el voto.

Las elecciones generales del pasado 28 de abril se saldaron con una gran caída del Partido Popular. La formación de Pablo Casado perdió 71 escaños, aunque la Fundación del expresidente ha asegurado que "no hay razones" para que "una España moderada, constitucional, tolerante, defensora de valores sociales influyentes, comprometida con la realidad nacional y firme en su defensa" -en referencia al "centroderecha"- se sienta una "minoría perdedora", ya que "no lo es", aunque, ha advertido "a no ser que a consecuencia de esa ignorancia siga dispuesta a condenarse por ello".

'FAES' ha llamado así a la "reconstitución" y no a la "canibalización absurda y suicida" del centro derecha que "ha allanado el camino para que Pedro Sánchez continúe en La Moncloa". Una "reconstitución que debe erigirse en la mayoría efectiva, y que pueda apelar a un amplio rango generacional y a las clases medias heridas por la crisis y la desconfianza", alerta la Fundación.

Lo ha hecho asegurando que "la radicalidad sembrada por el Partido Socialista se ha cosechado en forma de un Congreso donde los extremismos, incluidos por supuesto los nacionalistas, amplían su representación" lo que dibuja "un cuadro extremadamente preocupante para España".

Además, la Fundación ha querido avisar al electorado: "Ni las opciones son intercambiables ni da igual votar a uno u otro, sencillamente porque la fragmentación no suma y no sumará. Si se persiste en esta situación, que nadie se engañe porque ocurrirá lo mismo". 'FAES' ha asegurado que "no basta" con querer echar a Sánchez, sino que hay que saber elegir los medios: "Ayer se hizo justamente lo contrario de lo que se necesitaba para conseguir ese objetivo".