Con el 99,99% de los votos escrutados, el PSOE ha conseguido una clara mayoría con 123 escaños, seguido del Partido Popular con 66, de los 57 de Ciudadanos, los 42 de Unidas Podemos, 24 de Vox, 15 de Esquerra Republicana, 7 de JxCat, 6 de PNV, 4 de EH Bildu, 2 de Coalición Canaria, 2 de Navarra Suma y 1 del Partido Regionalista de Cantabria.

Pero hasta siete escaños podrían cambiar de color por la cercanía de votos entre dos partidos en Zaragoza, Huelva, Álava, Navarra, Palencia, Baleares y Girona. En dichas provincias, hay un escaño con menos de 1.000 votos de diferencia entre dos formaciones: el recuento del voto rogado comenzará el miércoles 1 de mayo, y podría suponer cambios si se dieran algunas condiciones.

En Zaragoza, Ciudadanos solo se encuentra a 77 votos del Partido Socialista, y faltan 3.500 sufragios por contabilizar de dicha provincia. Por lo que si la formación naranja se hace con un escaño socialista, el partido de Albert Rivera pasaría a sumar 58 escaños y el PSOE se quedaría en 122.

De los cinco escaños de Huelva, actualmente el PSOE ha logrado dos, y el PP, Cs y Podemos uno respectivamente; pero Vox podría hacerse con uno de los diputados de Podemos si de los 744 votos en el extranjero 330 fueran para la formación de extrema derecha.

Javier Maroto también podría conseguir un asiento en el Congreso si 384 votos de los 815 que quedan por contar en Álava fueran para el Partido Popular. En este caso, sería Bildu la formación que perdería un escaño. Sin embargo, la formación de Arnaldo Otegui podría recuperar ese escaño si consiguiera 408 votos más en Navarra. Así, arrebataría al Partido Socialista uno de sus escaños a costa de los 2.220 votos que quedan por contabilizar en la provincia.

De las 713 personas que han emitido su voto en el extranjero para esta provincia, 444 votos bastarían al PSOE para quitarle un escaño a Ciudadanos. La situación inversa se produce en las Baleares, donde Ciudadanos necesita 692 votos de los 1.762 emitidos en el extranjero para hacerse con un escaño socialista.

Uno de los tres escaños que Esquerra Republicana ha conseguido en Girona podría ser para En Comú Podem. De los 2.500 votos del extranjero correspondientes a la provincia catalana, En Comú Podem requeriría de 939 para adquirir el su primer escaño.