Y con ellas fue distinto en contenido y en tono. A tres días de las elecciones, las representantes de los cinco partidos han echado el resto en el debate de laSexta para hacerse con el voto indeciso; un votante clave ante unos comicios sobre los que sobrevuela el fantasma del bloqueo político.

En las dos horas que ha durado el debate, todas las formaciones han incidido en las posiciones que llevan defendiendo las últimas semanas.

El PSOE sigue enrocado en gobernar en solitario, mientras que Unidas Podemos mantiene su apuesta por el gobierno de coalición. En el bloque de la derecha, el PP se presenta como la "alternativa" en oposición a Ciudadanos y Vox, en su papel de verso libre, insiste en presentarse como "defensor del Estado de bienestar de los españoles". Poco espacio han dejado para el desbloqueo tras el 10N.

Economía

El debate ha arrancado abordando la situación económica y los datos del paro. En este terreno, María Jesús Montero (PSOE) ha apostado por la regularización del mercado laboral y la modificación del Estatuto de los Trabajadores, mientras que Arrimadas ha hecho hincapié en la "contratación indefinida", cerrar los "chiringuitos políticos" e impedir que los autónomos sigan teniendo que adelantar el IVA.

Para Irene Montero es necesario subir el salario mínimo, bajar la edad de jubilación y hacer que la ley proteja a los falsos autónomos. Por su parte, Ana Pastor ha sacado pecho de los políticas económicas del PP y para ello ha tirado de 'atrezzo' mostrando las portadas de varios periódicos. "Hicimos reformas y bajamos los impuestos cuando pudimos", ha añadido. "La mayor tasa de paro en democracia ha sido con un Gobierno del PP", le ha respondido María Jesús Montero a la representante popular. Ha sido durante uno de los primeros encontronazos entre el PP y el PSOE.

Rocío Monasterio, que se mantenía al margen en su atril, ha señalado que la prioridad de Vox es "garantizar el Estado de bienestar" y apostar por un "sistema de capitalización mixto" del sistema de pensiones.

Mientras, en un tono incisivo, Montero (PSOE) ha acusado a Ciudadanos de "no tener programa económico" y ser "una prolongación del PP". Además, ha exigido a la representante de Vox que se disculpe por el acto en Sevilla que organizaron a las puertas de un centro de menores no tutelados.

"Que pida perdón su presidente por ir en Falcon a Valladolid", le ha respondido Monasterio, que tirando de argumentario ha insistido en la inseguridad que existe en las calles. "Me gustaría que todo el mundo condenara que a una coordinadora de Vox le han pateado cuando repartía panfletos", ha añadido la representante de Vox, que ha culpado a los socialistas de provocar esa agresión.

El tono del debate recordaba poco al protagonizado el pasado lunes por sus respectivos jefes. Se han interrumpido, se han interpelado y han reivindicado su tiempo en un formato más dinámico dirigido por la periodista Ana Pastor. El contenido fluía: han hablado de feminismo, vivienda, economía o cambio climático sin dejar que Cataluña acaparase toda la conversación.

Política Social e Igualdad

La política social y la igualdad han sido uno de los contenidos estrella. Ana Pastor (PP) ha pedido un cambio en el Código Penal, señalando que "cuando no hay consentimiento hay agresión sexual, hay violación.". Así, ha afirmado que el PP, Cayetana Álvarez de Toledo y ella misma tienen la misma postura al respecto, "aunque no usemos las mismas palabras". También ha insistido en la necesidad de luchar contra la violencia de género.

Por su parte, Vox ha defendido la "cadena perpetua para asesinos y violadores" y pide a los demás partidos que se sumen a su petición. "El machismo se combate con Educación. España es un país tolerante y solidario, que no cree en sus soluciones", le ha contestado Irene Montero, que ha reivindicado el papel de la Cultura, la "gran olvidada de los debates electorales".

La representante de Unidas Podemos ha tenido un guiño para María Jesús Montero al asegurar que la socialista, en esa materia y en otras, "no piensa muchas de las cosas que Sánchez defiende". "Ojalá le ganes la batalla a Nadia Calviño y a Pedro Sánchez", ha añadido.

Arrimadas ha celebrado que todas la representantes estén de acuerdo en la necesidad de reformar el Código Penal y, en materia de Igualdad, ha señalado que "para nosotras el feminismo no es decir portavozas, es hacer políticas que hagan la vida de las mujeres más fácil". Además, sostiene que "el estado de las autonomías se ha desmadrado", aunque para Pastor (PP) sea "lo mejor que le ha pasado a los españoles".

Monasterio, que se declara "defensora del mercado único europeo", también ha pedido que se recupere la competencia de Educación para que "dejen de adoctrinar a los niños", la Sanidad y las competencias penitenciarias.

Cataluña

Con respecto a la política territorial y la situación en Cataluña, Arrimadas ha acusado al PSOE de "frivolizar" con la gente que "se está partiendo la cara" por defender los derechos de los catalanes. "En Cataluña hay que intervenir urgentemente. Tienen cárceles con puertas giratorias", ha señalado, al tiempo que ha pedido que "se deje de regalar el cuponazo al PNV".

María Jesús Montero (PSOE) ha repetido la idea de Sánchez de que en Cataluña existe un problema de convivencia. Además, ha señalado que la sentencia del procés corresponde a hechos que ocurrieron bajo el Gobierno de Rajoy. Eso ha provocado la respuesta de Ana Pastor, que le ha pedido a Sánchez que conozca mejor la separación de poderes.

Monasterio, por su parte, insiste en pedir la ilegalización de los partidos independentistas, intervenir TV3 y detener de forma inmediata a Torra. En una postura radicalmente opuesta, Irene Montero ha vuelto a abogar por la mesa del diálogo como vía para solucionar el conflicto.

En los últimos minutos, las representantes no se han salido del guión. Rocío Monasterio (Vox) se ha presentado como "alternativa patriótica" ante los que quieren dividir a los españoles y ha hecho suyo el "¡Viva España!" de Abascal en su despedida.

María Jesús Montero (PSOE) se ha dirigido a las mujeres valientes para pedir el voto, mientras que Ana Pastor (PP) ha insistido en que el 10N los españoles se juegan mucho. Irene Montero (Unidas Podemos) ha pedido el voto para coger el testigo y seguir luchando por la justicia social en España. Por su parte, Arrimadas (Cs) ha llamado a votar a su formación para, tirando de eslogan electoral, "poner en marcha España".

En esta ocasión todas las representantes han confrontado con Vox en los distintos temas. Se ha visto así a las políticas argumentar, confrontar y exponer sus medidas programáticas sin eludir ningún tema. Lo dicho, con ellas ha sido distinto.