El hundimiento electoral de Ciudadanos ha precipitado la marcha de su ya exlíder, Albert Rivera, una decisión que deja a la organización del partido descabezada y abre el debate sobre quién debe sucederle.

Aunque casi todas las miradas están puestas en Inés Arrimadas, fuentes próximas al entorno del vicepresidente madrileño Ignacio Aguado apuntaban que estaba sopesando lanzarse a esa carrera por el liderazgo naranja. Un extremo que él mismo ha descartado, afirmando que la portavoz en el Congreso es la candidata de mayor consenso.

"Inés Arrimadas es la persona que más consenso puede aglutinar. Para mí es la mujer mejor preparada para dirigir el futuro de Ciudadanos", ha afirmado, añadiendo que él mismo le ha trasladado su apoyo en este sentido. "Estoy ocupado en la vicepresidencia de la Comunidad de Madrid, lo que hago es animar a Inés Arrimadas a que dé ese paso", ha añadido.

Para la periodista de 'El Confidencial' Paloma Esteban, el debate sobre la sucesión de Rivera será clave para determinar si Ciudadanos sobrevive o no tras el batacazo electoral del 10N, que ha reducido su representación en el Congreso de 57 diputados a apenas 10.

Aunque no descarta que surjan más candidatos a sustituirle, su apuesta es que la próxima líder de Cs será Arrimadas, ya que "es una candidata de consenso entre los dirigentes, y también entre la militancia". "En Ciudadanos saben que Arrimadas es ahora mismo la persona que la militancia más quiere", ha explicado en Al Rojo Vivo.

Posibles nuevas dimisiones

Por otra parte, Esteban ha anticipado que lo previsible es que haya nuevas dimisiones tras la de Rivera y Juan Carlos Girauta, que no logró escaño en las elecciones. "Da la impresión de que la marcha de Rivera es el fin de una etapa en el partido", ha analizado, aventurando que "lo más probable es que muchos de esos dirigentes que formaban parte del núcleo duro de Albert Rivera también digan que se van".

En cualquier caso, ha dicho, la dimisión de Rivera ha sido "un shock total" en el partido, empezando por la propia Inés Arrimadas, para quien posturlarse para liderarlo "se ha convertido en una especie de imposición con todos los compañeros de filas animándola a que dé un paso al frente cuanto antes". Ello, además, en un momento en que el partido está sin referencias y la ejecutiva ha quedado disuelta.

Asimismo, ha augurado que los próximos meses serán complicados para la formación naranja, que tendrá que tomar muchas decisiones también en lo económico, ya que los malos resultados electorales mermarán sustancialmente sus subvenciones.