Los pactos comienzan a tejerse en Cataluña y el PCS quiere conseguir los apoyos suficientes para elevar a Salvador Illa a la presidencia.

Hoy ha sido el presidente del Gobierno quien ha defendido que su exministro de Sanidad debería ser el próximo president de la Generalitat. Considera que la ciudadanía está pidiendo un Ejecutivo de izquierdas y es Illa el que debe representarlo.

"Se ha producido una clamorosa victoria del señor Illa, que tiene mucho mérito después de las calumnias que se han vertido sobre él. Hay un conflicto entre dos partes de la población catalana y se necesita un diálogo dentro de las leyes", ha señalado en una de sus intervenciones en el Congreso.

Asimismo, el presidente ha defendido que la ciudadanía catalana "ha dicho que necesita un Gobierno de izquierdas", algo en lo que no debería entrar "Junts per Catalunya porque son conservadores". Lanza un dardo así a Esquerra Republicana, que planea presentarse a la investidura con los votos de este partido y la CUP.

En este sentido, Gabriel Rufián ha querido defender que "las izquierdas independentistas y autodeterministas" han ganado y suman "como nunca". Algo que, a su juicio, les obliga a asumir el "liderazgo de la mayoría". Asimismo, se ha referido a la CUP y a los comunes para pedirles su apoyo, a pesar de que entre las tres formaciones solo suman 50 escaños, 18 menos que los necesarios para gobernar.

Unas declaraciones que le han reprochado desde Unidas Podemos y PSOE, apuntando que el debate era "para hablar de la moción" que ERC presentaba, "no de las elecciones".

Por su parte, la diputada independentista de JxCAT Miriam Noguera se ha dirigido a Pedro Sánchez para decirle que "su modelo de país ha perdido" y que "la república catalana ha ganado con más del 50% de los votos". Si bien, fue Salvador Illa el que ganó los comicios autonómicos con 33 escaños y 652.000 votos.

"La ciudadanía ha dicho que se queden atrás el odio, el extremismo y la xenofobia de Vox, pero también parte de su discurso. Se lo tienen que hacer ver", le ha dicho Pedro Sánchez a la representante de Junts per Catalunya.