La Candidatura d'Unitat Popular (CUP), encabezada por Dolors Sabater, obtiene 9 escaños y el 6,68% de los votos, cosechando cinco diputados más que en las anteriores elecciones. Con estos resultados, el partido soberanista se sitúa como quinta fuerza en Cataluña y vuelve a ser clave para que los independentistas consigan una mayoría absoluta.

Los votos obtenidos este 14F colocan a la formación en una mejor posición a la que obtuvo en los comicios de 2017. Concretamente, la formación de extrema izquierda logró alcanzar 4 escaños, con 195.246 votos. Unas cifras que suponían entonces un fuerte desplome.

Con la candidatura de Dolors Sabater, exalcaldesa de Badalona, la CUP ha apostado en estas elecciones por un nombre reconocido para convencer a los electores del espectro de extrema izquierda. Así, superando a En Comú Podem, la CUP ha logrado acaparar el voto de la izquierda alternativa. "La gente de este país es persistente a la hora de reclamar el derecho de autodeterminación, cada vez más hacia la izquierda", ha mantenido Sabater tras conocer los resultados electorales.

La CUP, clave para un gobierno independentista

Con el empate entre el PSC y ERC (con 33 escaños cada una), el juego de pactos podría decidir cuál de las dos formaciones finalmente se hace con la presidencia de la Generalitat.

Por otro lado, se podría formar un gobierno de coalición independentista, ya que supera el 50% de de los votos. ERC necesitaría contar con los apoyos de Junts, que situándose como tercera fuerza en el Parlament ha obtenido tan solo un escaño menos que ERC.

En este sentido, el voto y los escaños de la CUP podrían resultar decisivos para la formación de un gobierno independentista, pero el partido de extrema izquierda todavía no ha dado ninguna pista de cuál será su posición llegado el momento de tener que decidir una posible coalición. "Hemos de concretar a qué están dispuestos los partidos que pueden configurar mayorías en estos momentos con todas las propuestas que hay encima de la mesa", ha defendido Sabaters.

Laura Borràs, candidata de JuntsxCat, ya ha avanzado tras el escrutinio que las tres fuerzas soberanistas se han "emplazado a trabajar juntos para que el resultado del independentismo de sus frutos". "La ciudadanía nos manda un mensaje de unidad, de que tenemos que entendernos", ha aseverado en su discurso.

Del otro lado, el socialista Salvador Illa, que ha sido el candidato que más votos ha obtenido y que ha explicado en rueda de prensa que intentará presentar su candidatura para la investidura. Pero el socialista ya cuenta con el rotundo 'no' de las formaciones independentistas, que mediante un comunicado ya advirtieron antes de los comicios que no darían su apoyo a ninguna coalición con el PSC.

Pese al veto, desde En Común Podem, Jéssica Albiach se ha posicionado a favor de un "Govern de izquierdas". La candidata de la marca de Podemos en Cataluña ya ha avanzado que contactará con Illa y con Aragonès para conseguir encaminar esta coalición.

Superada por Vox pese al llamamiento al voto "antifascista"

Su mensaje al cierre de la campaña ha estado centrado en llamar a los electores "antifascistas" para que acudiesen a los colegios electorales y ayudasen a frenar la fuerte entrada de Vox en el Parlament. La CUP, como el resto de formaciones, mostraba su preocupación por la previsible abstención que se iba a producir en estos comicios.

"Un voto para la CUP puede frenar la entrada de Vox en el Parlament", defendió Sabater, afirmando que "rendirse no es una opción". Sabater pidió así insistentemente que ningún "voto inconformista, disidente e independentista se quede en casa".

Finalmente, Ignacio Garriga se ha convertido en el nuevo líder de la derecha no independentista en el Parlament de Cataluña. Vox ha logrado un total de 11 escaños y ha irrumpido así en Cataluña como cuarta fuerza más votada.