Pablo Casado se ha convertido en el firme defensor del veto parental que ha impulsado Vox. De hecho, asegura que esa medida no es de la formación de extrema derecha, sino que el Partido Popular la instauró hace 15 años.

En este sentido, el líder del PP ha defendido que en las comunidades en las que ellos gobiernan hay "libertad", mientras que donde gobierna la izquierda hay "imposición y adoctrinamiento". "El equilibrio está entre la libertad de elección y la información para los padres. La polémica no existe siempre y cuando no haya un Gobierno socialista y comunista que quiere imponer a los padres lo que enseñar a los niños", ha señalado al respecto.

Por otro lado, Casado ha comparado las actividades a las que afecta esta censura educativa con las extraescolares. "Yo firmo autorizaciones para que mis hijos vayan a una granja, a un museo o al teatro, así que no parece descabellado que cualquier actividad extraescolar, sea inglés, informática o educación para la ciudadanía, cuente con el conocimiento y la autorización de los padres".

"Yo firmo autorizaciones para que mis hijos vayan a una granja, a un museo o al teatro"

Sin embargo, es preciso destacar que este veto afecta a actividades complementarias que sí entran dentro del programa escolar y que se realizan durante el horario lectivo. Y es que, se trata de charlas y talleres curriculares que acogen contenidos sobre diversidad afectivo-sexual.

Así mismo, el líder 'popular' ha insistido en que "los hijos sí son de los padres", algo que ha sido motivo de debate en los últimos días. "Los regímenes comunistas dicen que los hijos no son de las familias, son del Estado. En Cuba dicen que son de la revolución. Los hijos, por supuesto, que son de los padres".

Y, aunque considera que la polémica del veto parental "es una cortina de humo" para tapar el nombramiento de Dolores Delgado, lo cierto es que desde el Partido Popular le están dedicando muchos minutos. "Para no responder sobre la fiscal general del Estado y sobre las críticas del CGPJ, hablan de esto para dividir a la sociedad", ha sentenciado.

"Me sorprende la doble vara medir contra el incumplimiento de otras autonomías"

Por su parte, Alberto Nuñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, se ha referido a las diferencias entre autonomías en aspectos educativos. "Me sorprende la contundencia contra el Gobierno de la Región de Murcia y la doble vara de medir contra el incumplimiento y la amenaza sistemática de los responsables de otras autonomías".

"En Cataluña no hay ningún problema con la desobediencia permanente, es un conflicto político dice el Gobierno actual. Sin embargo, al Gobierno de Murcia le amenazamos con intervenir la educación. No voy a entrar en este tipo de cuestiones, en el hecho de politizar la educación y desviar los asuntos importantes", ha sentenciado.