A la espera de conocer este domingo el nombre de todos los ministros, el PSOE ya saca pecho. "Tenemos un Gobierno político, pero muy preparado técnicamente. Un Gobierno que ya está siendo celebrado por el resto de la UE y, sobre todo, por el resto de ciudadanos españoles", ha afirmado Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso.

Será primero ejecutivo de coalición en democracia. Ministros ya confirmados hablan de buena sintonía. "El ambiente es de afectividad, de sintonía y de complicidad", ha asegurado Ábalos.

Aunque voces que también formarán parte del Gobierno reconocen dificultades, como el ajustado apoyo en el Congreso. "Todos conocemos la aritmética del Congreso, la aritmética parlamentaria. Todos sabemos que el Gobierno este país sigue viviendo en altas dosis de volatilidad", ha apuntado Alberto Garzón.

Duras críticas desde PP y Cs

Pero la oposición critica el gasto que suponen más de 20 carteras. "Es como si esto fuera la pedrea del sorteo de la Lotería. Es la consecuencia de dos gobierno en uno y el precio lo vamos a pagar todos los españoles", ha denunciado Cuca Gamarra, vicesecretaria de Política Social del PP.

"Es un Gobierno de insomnio y va a ser uno de los más caros de la historia de nuestro país. Desde el punto de vista económico, está en manos de Podemos y la cuestión territorial en manos de ERC", ha indicado Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid.

El portavoz de Navarra Suma en el Congreso, Sergio Sayas, acusa a los socialistas de blanquear a Bildu: "No se puede blanquear tanta indignidad y sufrimiento por estar en Moncloa".

Desde Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez invita a hacer oídos sordos a los reproches. "Defiendo ser capaz de no oír ruidos de sables que intenta hacer sonar la derecha de este país", ha declarado Rodríguez.

Nuevo equipo de Gobierno que también celebran ayuntamientos de izquierda. "Las prioridades políticas que tienen que ver con la lucha contra las desigualdades, contra el cambio climático, la modernización de la economía y la recuperación de derechos laborales coinciden con las prioridades y las políticas que tiene el Ayuntamiento de Barcelona", ha destacado Jaume Collboni.

Es el caso de Barcelona, también en manos de una coalición entre socialistas y Comunes.