El PSOE de León está dispuesto a llegar hasta las últimas instancias para reclamar un último concejal que el recuento de votos atribuye a Vox. Aseguran que hubo un desfase de más de cien votos en la mesa 7-5 B entre lo que recogieron sus apoderados y lo que finalmente se recogió en las actas.

"Habían transcrito mal los resultados, habiendo imputado los votos del PSOE a Vox y los de Vox al PSOE", sostiene José Antonio Díez, candidato socialista en León.

En el folio escrito de puño y letra del apoderado del PSOE el 26M figura que los socialistas obtienen 130 diputados frente a los 28 de la formación de extrema derecha. Sin embargo, en el acta Vox tiene esos 130 y el PSOE los 28.

Unos números que llaman la atención al comparar el recuento de esa misma mesa en las municipales con el de las autonómicas y europeas, donde se aprecia justo la tendencia opuesta. "En la misma mesa, en las urnas de europeas y autonómicas el PSOE gana holgadamente y Vox en autonómicas y europeas tienen los votos que se asignan al PSOE [en las municipales]", detalla Díez.

Los socialistas piensan llegar hasta el final. Ya han aportado todas las pruebas y creen que les han robado. Su interventor va a jurar por escrito que en esa mesa ganó el PSOE, un juramento que ya ha hecho el apoderado de Podemos para decir también que el PSOE fue la formación ganadora en la mesa, cuya presidenta va a ir voluntariamente a declarar ante la Junta Electoral.

"Creo que serían pruebas más que suficientes para ver que es un error material, administrativo", insiste el candidato del PSOE en la capital leonesa.

Ayer, tras la revisión de votos, el PSOE ganó un concejal que se había adjudicado Vox, pero no los dos que pedía el partido. Por eso, llevarán su queja hasta las últimas instancias.