Pedro Sánchez inicia este martes los contactos formales para buscar los apoyos que necesita para su investidura y a un día de verse con los líderes de Podemos, Ciudadanos y el PP el PSOE ha puesto sobre la mesa, como medida de presión, el fantasma de la repetición electoral.

A las diez de la mañana se reune con Iglesias, con el objetivo de visualizar que son los 'morados' a quienes considera su socio preferente, si bien la negativa del PSOE a incluir a miembros de Podemos en el Gobierno es férrea. Alrededor de las 16:30 con Rivera y poco después lo hará con Pablo Casado , sobre las 17:15.

No obstante, los contactos con los partidos minoritarios no los llevará a cabo Sánchez, quien se apoyará para esta tarea en Adriana Lastra, José Luis Ábalos y Carmen Calvo, números dos, tres y cuatro del PSOE, respectivamente.

Si el jueves el presidente en funciones advertía que no había otra alternativa a su permanencia en la Moncloa, al señalar que "o gobierna el PSOE o gobierna el PSOE", este lunes el secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, ahondaba en la idea.

"La alternativa a una investidura viable es la repetición de elecciones; la alternativa a un gobierno socialista es obligar a que los españoles vuelvan a votar, y no les quepa ninguna duda de que las urnas también tienen memoria", ha señalado.

Los socialistas admiten que aún no les salen las cuentas para la investidura y que en la búsqueda de apoyos entre las formaciones pequeñas hay sumas que en realidad restan.

El número tres del PSOE ponía un ejemplo gráfico: de nada sirve hacerse con dos abstenciones de UPN porque podrían conllevar que el PNV retire su eventual apoyo a la investidura.

Y en cualquier caso ha lanzado un mensaje a los tres partidos que pueden permitir o bloquear la investidura: los votantes "no perdonarán a quienes pongan en solfa la viabilidad de la legislatura".

Según Ábalos, Sánchez no pedirá directamente a Pablo Casado y Albert Rivera que sus partidos se abstengan, pero "hay otras formas de plantear" esta tesitura, y lo que les pedirá es una "reflexión" para ver si "colaboran".

Ha recordado que los socialistas, él incluido, acabaron absteniéndose en 2016 para permitir la investidura de Mariano Rajoy -por esa abstención acabó dimitiendo Pedro Sánchez- para insistir en que "la responsabilidad no es solo de quien gobierna".

Pero tanto el PP como Ciudadanos han insistido este lunes en que no apoyarán la investidura de Sánchez ni ayudarán a hacerla posible con su abstención.