Entre las muchas cajas que evitaron la incineradora, la Policía encontró un documento clave: una nota informativa, sin membrete, con un supuesto plan independentista de Convergència que incluía, según los investigadores, lo siguiente:

"Las gestiones que se vienen practicando sobre las estructuras de cobertura diseñada y montada desde hace años, por ciertos dirigentes de Convergencia, así como de Unió, para camuflar el cobro de sobornos y/o comisiones".

El extenso informe policial fija el "inicio" de ese "hipotético plan independentista" en una reunión celebrada en noviembre de 2011 con los "máximos dirigentes de Convergència" y recoge otro segundo cónclave, al que acudieron tres hijos del expresident Pujol.

El objetivo de ese plan, dice la Policía, era "ocultar" las tramas del Caso 3% y el de las ITV. La documentación también revela cómo el entonces conseller de Interior, Felip Puig, ordenó vigilar todos los movimientos de la entonces líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho. Un seguimiento con el que se pretendía "disponer de información sensible del PP", según el informe, para poder negociar si las cosas "se ponían difíciles".