El PP vasco ha pedido al líder nacional de la formación, Pablo Casado, que demuestre con hechos su giro al centro. Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, apunta la necesidad de "incorporar referencias porque parece que se han expulsado". "Los más cafeteros no atraen a nadie", ha advertido, "más bien dispersa el voto".

También Borja Sémper, presidente del PP de Gipuzkoa y candidato a la alcaldía de San Sebastián, ha pedido a su partido alejarse del extremismo de Vox. "El populismo reaccionario extremista no tiene otro lenguaje. Lo que tenemos que hacer es no copiarlo ni entrar en ese terreno embarrado", ha considerado.

Precisamente, hoy le han mostrado a Sémper una foto de cuándo él y Santiago Abascal compartían el PP, pero el portavoz popular en el Parlamento vasco ha marcado distancias. "Tengo afecto personal por Santi, pero soy crítico con lo que representa y evoca Vox".

Más duro ha sido Alfonso Alonso, que tras ver la imagen ha comentado que "cuando la foto, [Abascal] todavía no se había caído del caballo". "Él después descubrió otra cosa", ha añadido.

Alonso asegura que el ahora líder de Vox se fue a Madrid atraído por un cargo creado por Esperanza Aguirre, por entonces presidenta de la Comunidad de Madrid. "Luego, cuando esto se le acabó se fortaleció aún más".

Aunque ha evitado llamar directamente "chiringuito" a ese puesto de Abascal -como sí ha llegado a hacer Pablo Casado- aunque ha deslizado que "desde luego, cuando ya no estaba él suprimieron ese cargo porque no parecía que tuviera mucha utilidad", a lo que ha añadido que está seguro de que el momento que vive Vox será efímero.