"No queremos ser como usted. Hasta aquí hemos llegado", así ha roto Pablo Casado con la formación de Santiago Abascal en pleno debate de la moción de censura presentada por Vox, un partido gracias al cual gobierna en tres comunidades autónomas.

Precisamente esto es lo que le ha recordado Abascal al líder del PP tras su intervención en el Congreso, advirtiendo que si actuaran como ellos, los populares "dejarían de gobernar mañana mismo" en esos territorios.

Y es que la suma de Madrid, Andalucía y Murcia son 16 millones de personas gobernadas por el PP gracias al partido de extrema derecha. Y no solo en esas autonomías son dependientes del partido verde, también lo son en en diez municipios: Badajoz, Palencia, El Ejido, Almería, Ceuta, El Campello, Majadahonda, Collado Mediano, Pozuelo de Alarcón y la propia capital, Madrid.

Resulta llamativo que, a pesar de necesitarse, tras las palabras de Casado en el Parlamento, las redes sociales del partido a nivel nacional y a nivel regional han iniciado una campaña con el lema "sí a España, no a Vox".

 

Resalta especialmente la adherencia tan clara que ha tenido el PP de la Comunidad de Madrid, que ha lanzado una imagen con ese hashtag en tamaño grande. Un Gobierno, el de Ayuso, que podría enfrentarse a una moción de censura propuesta por el PSOE-M, y que depende claramente de Vox y su líder regional Rocío Monasterio.

 

Lo mismo ha sucedido con la cuenta del PP de Andalucía, donde Juanma Moreno gobierna gracias al apoyo del partido de Abascal.

 

De la misma manera se han expresado también líderes del PP como el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que se ha mostrado "orgulloso" de Pablo Casado: "Ha estado a la altura de lo que demandan los españoles".

 

En la misma línea se ha expresado el secretario general del PP, Teodoro García Egea, que ha parafraseado a su líder: "Vox quería cortar las dos orejas del PP y ha acabado de manosabio de Pablo Iglesias".

 

¿Peligran realmente sus gobiernos? A pesar del cambio radical del Partido Popular respecto a Vox, fuentes de la formación de Abascal aseguran a laSexta que no van a "romper ni un pacto", aunque admiten que "Casado se ha pegado un tiro en el pie". Aseguran que "mantendrán altura de miras y no romperán en ningún lado".