Tras la imputación de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, el PP echa balones fuera y señala a los medios por el tratamiento que hacen sobre los temas de corrupción que manchan a su partido.

"Nadie me ha preguntado por este listado de más de 100 cargos públicos que ha sido archivado. El mayor caso de corrupción ha sido el de los ERE, que casualmente no tiene el mismo eco mediático", ha destacado Teodoro García Egea, secretario general del PP.

Cayetana Álvarez de Toledo subraya que "son inocentes" y habla de "indefensión", criticando que los imputados se enteren antes por los medios y que algunos les juzguen sin respetar la presunción de inocencia. "Elevan a conclusiones lapidarias y definitivas algo que, ustedes saben, es provisional", ha señalado la portavoz del Partido Popular en el Congreso.

Alberto Núñez Feijóo también ha salido en defensa de Aguirre y Cifuentes . El presidente de la Xunta de Galicia ha apuntado que no cree que "estas personas se hayan llevado ni un céntimo a su casa".

El PP intenta desmarcarse de cualquier sombra, aunque en el auto aparece el nombre del actual secretario de política local. Antonio González Terol habría estado presente en una reunión convocada por Ignacio González en la que pedía reunir un millón de euros para sanear la caja B de la formación. En referencia a esto, el partido ha declarado que no tiene "ningún tipo de preocupación".

Este martes también ha tenido respuesta la imputación de Francisco Lobo, un alto cargo del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. El vicepresidente de la Comunidad de Madrid ha anunciado su cese, convirtiéndole en la primera manzana en caer del árbol solo 20 días después de la investidura de la 'popular'.