Cristina Cifuentes cree que puede seguir el ritmo aunque sea desde el PP de Madrid, pero lo cierto es que el presidente mandó a parar. Rajoy no aclara si dejará que Cifuentes mantenga su refugio en Génova y tampoco dice nada su último asidero en la cúpula.

La expresidenta madrileña, aunque se siente maltratada por los suyos, quiere seguir en el atril que tanto le costó conquistar pero no lo tendrá fácil. Desde el PP de Madrid quieren punto y seguido en el partido y en la Comunidad, pero tras lo ocurrido agachan las orejas. "Cifuentes está a disposición de lo que considere el partido", señalaba Enrique Ossorio, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid.

En Al Rojo Vivo, el coordinador popular reconoce que todas las opciones están abiertas y que toca "rehabilitarse", pero para la oposición mal empieza la rehabilitación si Cifuentes sigue al frente. "No tiene legitimidad para presidir la Comunidad, pero la tiene para presidir el PP, se ve que ahí el nivel de exigencia se va reduciendo", explica José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE.

Lo que no ve peligrar la expresidenta, que formalizó con una carta su renuncia, es el escaño al que quiere aferrarse. En cualquier caso queda claro que Cifuentes ha perdido el interés para Rajoy y ya son pasado sus días como candidata a todo en el Partido Popular.