La llegada de Arnaldo Otegi al Parlament ha dividido opiniones desde que ha pisado suelo catalán. Ha suscitado aplausos de unos y gritos y mensajes de otros.

Acompañado sus anfitriones de la CUP, el secretario general de Sortu ha comenzado la visita a la cámara cumpliendo con lo estipulado. Ante esta expectación, a la misma hora se producía otra imagen, PP y Ciudadanos se han reunido con las asociaciones de las víctimas del terrorismo con la presencia de la hermana de Miguel Ángel Blanco. El dirigente popular catalán lo ha dejado claro. "En una sala del Parlament unos se reúnen para vergüenza de la mayoría de catalanes", ha señalado Albiol.

Otegui ya sabía a lo que exponía: "Con respecto a mi persona, hay dos cosas que el PP nunca me va a perdonar, una es el 11M y la otra es hacer desaparecer la lucha armada de la política vasca".

En el pleno la tensión también ha estado latente, El president, aunque no se reunirá con el líder abertzale, ha defendido su presencia: "Ahora no hay violencia, en eso estaremos de acuerdo".

Albiol dice que el Parlament no es el sitio y ha expresado su rechazo absoluto a que su presidenta Carme Forcadell se reúna con Otegui en clave institucional, y las víctimas preguntan: "¿Cuál es el sentido de recibir en una institución democrática como es el Parlament a una persona que se niega a condenar cada uno de los atentados terroristas?".