El Partido Popular cree que las medidas de control de pasajeros implantadas en el aeropuerto de Barajas en la nueva normalidad son "insuficientes", y alertan de que podría ser el origen de nuevos brotes.

Culpan al Gobierno central de no tener un plan de control más férreo. "Hemos visto como un contagio que provenía de Bolivia ha acabado en Murcia pasando por Barajas sin ningún tipo de control", ha criticado Teodoro García Egea, secretario general del PP.

Además, ha asegurado que "Sánchez va a convertir Barajas en el nuevo 8 de marzo". Esta comparación ha sido calificada por el Ejecutivo de "dislate político".

El Gobierno defiende que España aplicará las medidas más rigurosas para poder controlar futuros brotes, y que estas irán acorde a las medidas de los países de nuestro entorno.

"Con las mismas medidas que todos los aeropuertos europeos. Cuando las fronteras de Europa se abran trataremos de tener los mismo criterios toda la Unión Europea", ha recalcado Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno.

También Unidas Podemos ha respondido a las polémicas declaraciones de Egea. El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha remarcado que el Gobierno "va a poner todos los medios para proteger" a todos los viajeros que entren en España.

Además, Echenique ha pedido al PP que reflexione y trabaje junto al Ejecutivo para "controlar la pandemia", en vez de "convertir Barajas en el nuevo 8M" después de que la Justicia haya "tumbado su temita".

Lluvia de críticas del Ayuntamiento y la Comunidad

Tanto desde el Ayuntamiento de Madrid como desde la Comunidad llevan días acusando al Gobierno de no adoptar medidas.

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, cree que el Ejecutivo se "lava las manos" haciendo un "plan para la Terminal". Además, propone al Gobierno poner más medidas en el aeropuerto, como pruebas en el origen o prohibir la entrada de países que no tengan controlada la pandemia.

El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, ha llegado a calificar de "broma" las medidas adoptadas para controlar el COVID-19 en el aeropuerto.

 

Por su parte, José Luis Martínez Almeida, cree que el de Barajas "no puede ser el mismo protocolo que se aplica a todos los aeropuertos".

Un plan coordinado con agentes internacionales

Lo cierto es que el plan que ya se está aplicando está coordinado con la Agencia Europea de Seguridad Aérea y el Centro Europeo para la Prevención de Enfermedades.

Los expertos coinciden en que hacer test a todos es inviable, porque se demoraría, como mínimo, entre tres y cinco horas. Aunque algunos creen que los países se están quedando cortos y proponen otras medidas como realizar PCR de manera aleatoria.

Por ahora las cámaras térmicas y las fichas que se rellenan al llegar al lugar origen, permitirán controlar la trazabilidad y el seguimiento de posibles casos de COVID-19.