Marcos de Quinto ha fichado por Ciudadanos. No obstante, cuando el exvicepresidente de Coca-Cola habla sobre violencia de género se acerca más a la postura de Vox, como se puede observar en sus mensajes de Twitter. En los mismos cuestiona la actual ley y tacha de "chiringuitos" a las asociaciones feministas, tal y como suele hacer la formación liderada por Santiago Abascal.

Incluso, De Quinto llega a poner en la misma balanza a Vox y al PSOE por ser, según ha asegurado en su cuenta personal en la red social, igual de "constitucionalistas". En sus propias palabras: "Ambos proponen reformar la Constitución "desde la ley" (no como el golpismo): uno, para descentralizar más el Estado mediante un proyecto federal; el otro, para lo contrario. Ambas son opciones legítimas, ¿no?".

 

Albert Rivera, presidente de la formación naranja, ha afirmado que respeta sus opiniones por ser "libertad de expresión", y ha definido su fichaje de la siguiente forma: "Es una persona progresista, liberal y que defiende los valores que Ciudadanos ha ido llevando a cabo".

Rivera llama "progresista" y "liberal" a De Quinto, aunque el exdirigente de Coca-Cola en España ha llegado a justificar, también en Twitter, a los votantes del presidente de Brasil: "La libertad es un concepto demasiado abstracto para aquellos que apenas pueden salir a la calle". Precisamente, Bolsonaro es un político de ultraderecha que se ha destacado con declaraciones verdaderamente polémicas: "Me van a disculpar. Para mí, (un hijo gay) es como si fuera la muerte".

En sus varias intervenciones, antes de entrar en política, Marcos de Quinto también se ha dejado notar por su fuerte oposición a Podemos o a los nacionalistas; también, por situar al Partido Popular incluso en la socialdemocracia. "De alguna manera, el PP tiene temas de socialdemocracia", llegó a declarar en una entrevista ofrecida a 'Antena 3 Noticias' en mayo de 2017.

 

De Quinto compartirá partido con Inés Arrimadas, a quien llegó a criticar también en redes sociales por su viaje a Waterloo al considerar que solo daba más visibilidad a Carles Puigdemont. "Ir a Waterloo solo genera más publicidad para el delincuente huido... que es de lo que se alimenta. A donde hay que ir es a las instituciones europeas y a los medios de comunicación a contar la verdad".