Ya hay acuerdo de Gobierno entre el PNV y los socialistas vascos. Un acuerdo no exento de polémica porque dentro de esas 70 páginas, se abre la puerta al debate de aceptar al País Vasco como una nación, el derecho a decidir y apoyar una reforma de la Constitución para ampliar el autogobierno.

La secretaria general de los socialistas vascos reconoce esa búsqueda de un nuevo encaje en España, evitando el enfrentamiento: "Frente al diálogo de sordos de Cataluña o los que buscan la desconexión con España". Y todo dentro del marco legal vigente: "Una nueva forma de dialogar asumiendo la pluralidad y respetando la legalidad".

Para los socialistas vascos no hay reconocimiento sin cambio en el Estatuto o en la Constitución. "No hemos firmado nada de reconocer el derecho a decidir", explica Jesús Eguiguren, expresidente del PSE-EE.

El PSOE vasco presume de que en este nuevo Gobierno ellos serán los encargados de gestionar la parte social. Idoia Mendía ha rechazado liderar ninguna de ellas, prefiere seguir liderando el partido porque está pasando por un periodo complejo: "No formaré parte de este Gobierno para seguir trabajando desde la secretaría general para renovar este partido y reconectarlo con la ciudadanía vasca".

En el acuerdo también se habla de política penitenciaria y en uno de sus puntos se apuesta por el acercamiento de los presos a las cárceles vascas. El próximo día 23 se repetirá la coalición de 1998. Urkullu será reelegido lehendakari con el apoyo de los socialistas vascos.