La decisión del Tribunal Supremo de exhumar los resto de Franco del Valle de los Caídos ha provocado las reacciones de la oposición.

El Partido Popular ha destacado que respetan "las decisiones judiciales", aunque ninguno de los líderes se ha pronunciado, por el momento, de manera personal sobre la exhumación del dictador. Solo el portavoz popular en la Asamblea de Madrid, que ha dicho no querer perder ni un minuto.

Otra de las reacciones destacadas ha sido la de Pablo Iglesias, que a través de Twitter, ha dicho que esta decisión "constituye un paso importante en la reparación de una vergüenza que hemos cargado durante 40 años de democracia". Además, ha recordado a "los familiares de las víctimas de la dictadura", a los que dice, "debemos esta conquista".

 

Aitor Esteban, portavoz del PNV, ha celebrado la decisión del Tribunal Supremo, pero ha instado al Gobierno a hacerlo "cuanto antes". "Afortunadamente, la sentencia ha dicho lo que tenía que decir, pero deberían hacerlo cuanto antes porque el Gobierno de Casado no lo iba a hacer", ha destacado.

Albert Rivera también ha utilizado las redes sociales para pronunciarse. El líder de Ciudadanos ha señalado que "afortunadamente, la dictadura acabó hace 44 años", pero cree que "Sánchez lleva un año jugando con sus huesos para dividirnos en rojos y azules". La exhumación, ha dicho, "a estas alturas" no le importa "a muchos españoles".

 

Otro de los líderes políticos que se ha pronunciado sobre la inhumación del dictador en Mingorrubio ha sido Gabriel Rufián. El diputado de Esquerra Republicana ha destacado que "algunos están reaccionando a lo de sacar a Franco del Valle como si se le fuera a enterrar en la fosa común de una cuneta", haciendo referencia a la situación de las víctimas del franquismo.

 

Por su parte, Rocío Monasterio, presidenta de Vox en la Comunidad de Madrid, ha señalado que "es una profanación" y ha aludido a "la libertad de unos familiares de enterrar a sus muertos donde quieran". Así se ha pronunciado en unas declaraciones en una rueda de prensa en la Asamblea madrileña.

"Creemos que puede crear un precedente muy peligroso en la libertad de todos nosotros de enterrar a nuestros familiares donde queramos, que creo que es algo que tiene que ser respetado", ha apuntado. Y es que, para la dirigente "da igual si la familia se apellida Franco, si se apellida Sánchez o si se apellida González. Es una cuestión de libertad".

Estas declaraciones han ido en la misma línea que las de Santiago Abascal, que en una publicación en Twitter ha acusado al PSOE de empezar la campaña "profanando tumbas, desenterrando odios y cuestionando la legitimidad de la monarquía".