Jesús es un estudiante de 15 años de Vila-real (Castellón) que, preocupado por la falta de material con la que los sanitarios hacían frente a la pandemia de coronavirus, descubrió que podría aportar su granito de arena con la impresora 3D que compraron tiempo atrás.

En Instagram dio con la página de 'CoronaVirusMakers', y desde allí llegó a su canal de Telegram, "una vez allí me metí en el grupo de mi provincia, desde donde me redirigieron a la página web donde está el archivo para descargar y toda la información", cuenta.

En concreto, Jesús se encarga de fabricar "la parte dura de las viseras de protección para los sanitarios" que, una vez ensambladas, será enviadas a los hospitales.

En este momento, este estudiante de 4º de E.S.O. tiene 11 piezas esperando a ser recogidas por sanitarios o miembros de protección civil, pero, explica, antes tiene que "desinfectarlas, ponerlas en bolsas y sellarlas herméticamente para que no se contaminen".

Más de 13.000 voluntarios

Las piezas que hace Jesús forman parte de una producción en cadena que comenzó hace unas semanas de manera espontánea. La plataforma, que se presenta como una red de "creadores de esperanza", cuenta ya con más de 13.000 voluntarios agrupados por regiones para facilitar la organización y crean, según sus posibilidades, mascarillas, máscaras o respiradores en tiempo récord para ponerlas a disposición de los centros de salud.

Como los demás voluntarios, este joven estudiante participa en el proyecto de manera altruista y su deseo es que esta idea "pueda llegar a más personas que puedan ayudar por toda España".

Javier Sánz es otro 'maker' de Málaga, al igual que Jesús ha creado "su pequeño taller" desde el que fabrica piezas de viseras desde su casa, pero también es uno de los siete administradores de la plataforma en su provincia: "Empezamos 30 voluntarios y ya somos 700", explica Sanz.

Sanz, que trabaja como informático en un hotel, se puso en contacto con el sindicato médico malagueño y con el jefe de materiales del Hospital Carlos Haya para dar forma al proyecto.

Los voluntarios de la plataforma se harían cargo de la fabricación de las viseras, pero para producir las máscaras de protección sanitarias necesitaban también láminas de PVC y un elástico, que han sido donadas por la empresa que surte de material de oficina a su hotel, una mercería de Fuengirola y por Mayoral.

En la provincia de Málaga producen entre 1.000 y 2.000 piezas diarias

Actualmente producen entre 1.000 y 2.000 piezas que son recogidas y ensambladas tanto por el sindicato médico como de los bomberos, pero también cuentan con la colaboración de la UME, sindicatos, Policía, Protección Civil: "Todas las empresas y cuerpos que tienen vehículos están a la espera de que les pidamos ayuda para la recogida".

Además, esta mañana han comenzado a trabajar con la plataforma logística sanitaria de málaga, que a partir de ahora comenzarán a recibir las grandes donaciones de todas las empresas y particulares que quieren comenzar a donar.

Solo este jueves, los voluntarios de Málaga capital han entregado 600 viseras, una cifra que cada día va creciendo gracias a la generosidad de unos voluntarios que están haciendo todo lo que están en su mano para ayudar a abastecer de material sanitario a los hospitales.