El segundo informe de la Guardia Civil en el marco de la investigación de la del 8M sugiere que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ocultó información sobre la evolución del coronavirus antes de la celebración del Día de la Mujer.

laSexta ha tenido acceso al informe, fechado el 1 de junio, en el que el instituto armado sostiene que la unidad del Ministerio de Sanidad contaba con "información relevante" día antes de la manifestación y le acusa de no compartirla ni con las Comunidades Autónomas ni con las Delegaciones del Gobierno.

Argumenta que la Secretaría del Comité de Seguridad Sanitaria de la Unión Europea remitió el 2 de marzo a Simón un documento del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC por sus siglas en inglés) fechado ese mismo día y señala que tras su recepción no lo distribuyó al resto de autoridades competentes.

Sin embargo, el propio Simón alega que no lo reenvió por el carácter público del documento -estaba colgado en su página web- y recuerda que España se encontraba en escenario 1 de acuerdo con la propuesta del órgano europeo.

En el informe de 29 páginas, el ECDC recogía y actualizaba la información que se disponía hasta el momento de la pandemia, identificaba los riesgos y proponía medidas.

Para ello, contemplaba cinco escenarios en función de la progresión del coronavirus. En la fecha de su publicación situaba a toda la Unión Europea en el escenario 1, aunque advertía de que se podría evolucionar "rápidamente" al escenario 2.

En el escenario 1, en el que se encontraba España en la primera mitad de marzo, el ECDC señala que la transmisión local era limitada en los países y que no había transmisión sostenida aparente, por lo que el objetivo era contener el brote bloqueando posibles oportunidades de transmisión.

Recomendación de prohibición, en fase 3

Con este objeto, hacía varias propuestas como "evitar transportes abarrotados o reuniones masivas innecesarias" e invita a considerar la cancelación de reuniones masivas solo "en casos excepcionales", pero no recomendaba la prohibición de concentraciones hasta las fases 3 y 4.

De hecho, el documento señala como causa de cancelación de concentraciones masivas en los dos primeros escenarios que haya un "número significativo de participantes de un área afectada" en aquél momento (refiriéndose a un país), y la manifestación del 8 de Marzo era una convocatoria nacional.

Este fue el motivo que alegó la Delegación del Gobierno en Madrid para no permitir la celebración el 6 de marzo de un congreso de evangelistas al que iban a acudir personas procedentes de distintas zonas de riesgo.

En cualquier caso, el organismo señalaba que la decisión debía tomarse basándose "en una evaluación de riesgos caso por caso" en función de la evolución de la epidemia.

A pesar de esto, la Guardia Civil señala en su informe que "las recomendaciones realizadas por el ECDC fueron las siguientes: Medidas organizativas tales como la cancelación o aplazamientos de eventos", y omite que esas recomendaciones estaban adaptadas a distintos escenarios y que en el caso de España no eran de aplicación al encontrarse en el primer nivel.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ha referido, interpelado por la oposición, a la manifestación del 8M en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, donde ha asegurado que si no la cancelaron fue porque "no había evidencia científicas para prohibirla" y ha recordado que no la hubo hasta "inmediatamente después".