El coordinador general del hospital de campaña habilitado en Ifema, Fernando Prados ha asegurado que "lo más importante" de este jueves es "que ya han entrado dos pacientes del propio pabellón en cuidados intensivos y ya estamos trabajando con las camas que habilitamos".

Prados ha manifestado su satisfacción por la puesta en marcha de las camas de cuidados intensivos y ha reconocido que el poner en marcha "en apenas unas horas" un hospital así sin que surja ningún problema "es absolutamente imposible", refiriéndose a las denuncias de los sanitarios sobre el descontrol que sufrían en el centro.

"Se produjeron problemas que hemos ido solucionando según ha ido pasando el tiempo y según lo hemos podido hacer"

"Había que conseguir coordinar el trabajo de fontaneros, de gente del almacén, de todo el mundo con el trabajo del personal sanitario y evidentemente se produjeron problemas que hemos ido solucionando según ha ido pasando el tiempo y según lo hemos podido hacer", ha defendido Prados.

Dificultades para diseñar el sistema de protección

El coordinador ha insistido en que "siempre" han tenido material de protección y ha explicado que el problema fue que en un primer momento establecieron unos criterios de protección "mucho más altos de los que recomienda el Ministerio". Prados ha destacado que "no es fácil el diseñar un sistema en lo que es un hangar" y ha recordado que las instalaciones no son un hospital, sino un hangar donde hemos hecho un hospital".

Así, Prados ha asegurado que van a mantener unos niveles de protección más altos pero ha indicado que el problema está en que no cuentan con 'stock' suficiente para planificar tres meses: "Tenemos que ir planificando semana a semana y es posible que tengamos que variar el modelo, pero no el nivel de protección".

En esta línea, ha insistido en que mantendrán los niveles de protección "salvo que fallara el mercado, pero cada vez vamos mejor".

En cuanto a los agradecimientos de las personas que han recibido el alta ha señalado que el vínculo que se genera es inevitable: "Al final estamos muy juntos, hemos hecho módulos de 50 pacientes y con el tiempo lógicamente se conocen y todo esto influye muchísimo". Por ello, ha indicado, que los aplausos de los pacientes que ya se han ido a sus casas curados "nos emocionan a todos y nos hacen felices. Compensan todos los problemas por los que hemos tenido que pasar y el trabajo realizado por parte de todos".

En la mañana de este jueves han ingresado 60 personas en el hospital, que lleva ya 1.752 ingresos acumulados y 753 altas, mientras que 1.045 personas continúan hospitalizadas.